605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

La ansiedad en los niños: más allá de los nervios

La ansiedad es un instinto elemental que tenemos como seres humanos. Por eso es importante saber que también se presentará en tus hijos; reconocerla y saber cómo ayudarlos a canalizarla. Momentos claves en los que puede evidenciarse la ansiedad en los niños es en su primer día de clases o cuando los dejas solos en la escuela.

Muchos niños tienen demasiadas interrogantes sobre el futuro y sobre los hechos supuestos; es decir, los preocupa saber qué pasaría si. Esto, en muchos casos los inmoviliza o los frustra. Lo mismo sucede en aquellos que suelen sentirse sin compañía, a pesar de estar junto a sus padres u otras personas. El miedo de que las cosas no salgan bien, también genera ansiedad en los infantes.

Si existen coincidencias con estas características, en el caso de tus hijos, es probable que estén padeciendo de ansiedad. Esta, en muchos casos, es excesiva, al punto de manifestarse en síntomas físicos: dolores de estómago, dolor de cabeza, propensión al desmayo, insomnio, manos frías y húmedas y tensión generalizada.

 

La ansiedad infantil ¿De qué se trata?

Los seres humanos la experimentamos por instinto natural. Es un proceso normal en respuesta a la sensación de amenaza o peligro. Es verdad que todos la sentimos, pero se da en distinta medida, dependiendo de la circunstancia y el momento de la vida en que nos encontremos. Hacemos uso de ella, por ejemplo, como reacción al estrés y estados de tensión, provocados por una situación de exposición, etc. Algunos de estados de ansiedad pueden empeorar y llegar a ser problemas graves, con la necesidad de ser tratados por psicólogos.

En la medida que crecen los niños, se dan situaciones en que se genera en ellos miedo ante la sensación de peligro. Ejemplos de ello son el aprendizaje de nuevas actividades de riesgo, como manejar bicicleta o el enfrentamiento a la oscuridad.

En otros casos, la ansiedad aparece en los contextos sociales; espacios, donde por conveniencia o discriminación, están expuestos a la evaluación pública. Cuando hacen una presentación pública en la escuela o cuando deben presentar una prueba académica. En el enfrentamiento a nuevos entornos, donde se conocen otros iguales o cuando son objetos de bromas por parte de sus compañeros.

 

Es natural que se manifiesten la ansiedad en los chicos en las situaciones mencionadas y en esas edades de la infancia y la preadolescencia. Los niños crecen y van a aprendiendo el modo de asumir cada situación para sacarle ventaja a su propio miedo y ansiedad.

 

No obstante, para muchos niños, estos estados son intensos y difíciles de controlar. Hay muchos niños en los que la angustia puede hacer estragos y no descubren fácilmente el modo de gestionar sus emociones. Su estado empeora y los efectos físicos salen a relucir. Por tanto, hay que saber que el tratamiento psicológico para ellos es totalmente pertinente.

La buena noticia es que más del 90% de los pacientes que son tratados por ansiedad, tienen la posibilidad de recuperarse. Recomendamos prestar atención a estas fases del desarrollo de tus hijos. Es importante descubrir sus capacidades para asumir por sí mismo la ansiedad natural y, por nuestra parte, reconocer, si necesitan o no, atención profesional.

Nuestro centro tiene especialistas en ansiedad infatil y en psicología infantil en Madrid