605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

Claves para llevar una mejor vida en pareja

Llevar una vida en pareja no es sencillo. Pero algunas consideraciones para tener éxito en la convivencia pueden hacer de esta experiencia, algo maravilloso. ¿Qué necesitamos para ser felices en una relación? Las relaciones humanas se van desarrollando con el tiempo, estas interacciones pueden ser buenas o malas, positivas o negativas. Si contribuyen al crecimiento individual y colectivo, generando una sensación de paz y tranquilidad en el individuo, entonces son positivas; por el contrario, si afectan la estabilidad y empeoran los estados de ánimos de los que la integran, serán negativas para nuestras vidas y llevaremos esa carga hasta no ponerle fin a esa unión.

Llevar una relación estable, una que pueda determinar la felicidad y la estabilidad es fundamental. Entender que una relación implica el esfuerzo mutuo y la participación activa y constante de los dos, es de suma importancia. Vivir en pareja nos ayuda e impulsa a alcanzar nuestros objetivos individuales, en todos los espacios de la vida.

Una relación sana se constituye a partir de la comprensión de las utilidad práctica de las todas las relaciones sociales ¿Qué queremos decir?; tanto en lo doméstico y personal, como en lo profesional, existen intereses que deben permanecer y cristalizarse a través de nuestra relación. Se ha comprobado que el hombre pertenece a una especie no autosuficiente. Es decir, necesita de sus semejantes para lograr alcanzar y cumplir todas sus necesidades biológicas, psicológicas y sociales. Mantener una vida en compañía de otra persona, es parte de ese proceso de desarrollo.

Al no tener una unión productiva con nuestro(a) compañero(a), nos desgastamos. Sin embargo, debemos sentarnos a reflexionar cuánto colaboramos para que esa relación funcione y sea fructífera para ambas partes.

Hábitos y costumbres que tienen las personas que llevan una vida en pareja feliz

Cuando una relación entre dos personas va encaminada de manera correcta, los individuos empiezan a comportarse de forma específica. Formando así, una serie de características que se traducen y se materializan en hábitos y costumbres positivos y enriquecedores. Algunos de estos son:

  1. Se agarran de las manos y caminan juntos

Recomendamos que exista una interacción física cotidiana dentro de la relación. El agarrarse de las manos es una costumbre típica de las personas que sienten gran afinidad mutua. Esta acción afianza la sensación de seguridad y los valores de proximidad, fortaleciendo el vínculo.

  1. Van a la cama juntos

En la mayoría de las relaciones, ir a la cama juntos, manifiesta una amistad rica. Dormir es un acto humano confidencial y el ritual de hacerlo al mismo tiempo habla bien de la pareja. Acostarse junto a la persona amada estimula todos los sentidos y órganos del cuerpo humano. Además, la frecuencia de las relaciones sexuales aumenta cuando ambos comparten la hora de acostarse.

  1. Desarrollan intereses comunes

Los intereses y proyectos individuales se van juntando. La compenetración de las emociones direcciona las intenciones y se construyen puentes. Esto es sumamente positivo pues el apoyo mutuo no solo fortalece los lazos, sino que ayuda a cumplir objetivos profesionales.

Podemos ayudarte a conseguirlo con nuestros psicólogos especialistas en terapia de pareja.