605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

Si te gusta coleccionar cosas ¡Cuidado! Puede ser un acaparador compulsivo.

La obsesión por acumular cosas, aunada a la incapacidad para despegarse de ellas es el resultado del síndrome de acaparador compulsivo. Esta condición mental consiste en recolectar grandes cantidades de cosas que luego ‘podrían servir para algo’, pero que no ejercen una función específica en el hogar, sino que se convierten en montañas de artículos que incluso podrían enterrar a su poseedor.

Este acaparamiento suele constituir situaciones de hacinamiento para el individuo o la familia de quien acumula estas cosas. Existen muchos de estos casos en que las casas se llenan a totalidad. Entonces la única forma de moverse es siguiendo los ondulados senderos de reducido espacio libre que hay entre algunas montañas de objetos y otras. Pero no se limita a artículos, dado que en algunos casos también se trata con animales callejeros que son rescatados del desamparo, pero que terminan viviendo en condiciones insalubres por la sobrepoblación.

Esta adicción puede ser parte de la sintomatología del trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), más hay muchos acaparadores que no presentan ningún otro síntoma de este desorden mental. La mejor forma de esclarecer estas dudas es solicitando atención en establecimientos como Ipsia Psicología donde se le atenderá con la mejor disposición de modo que pueda entender mejor las causas de estos comportamientos.

Entre sus causas destaca que este trastorno afecte con mayor índice de probabilidad a quienes tienen predecesores en la familia con estas características de acumulación. De manera que la carga genética y la educación pertinente son los dos factores más influyentes.

Factores de riesgo de ser un acaparador compulsivo

Este condicionamiento llega a afectar a casi cualquier persona, esto no lleva ninguna línea de dependencia respecto a su edad, sexo ni condición económica. Además, este síndrome causa una extensa variedad de conflictos para el paciente, problemas que involucran situaciones de insalubridad. Esta última carencia representa riesgos para la salud, para los conflictos familiares, la sensación de soledad y también el aislamiento social, entre muchos otros.

Por otra parte, el problema de acaparamiento es una enfermedad recientemente descubierta que no es considerada un trastorno oficial. Aunque se sabe que suele ser más frecuente en individuos con trastornos psicológico preexistentes.

Tratamiento para un acaparador compulsivo

Quienes viven con el síndrome de acaparador compulsivo no sienten que sea un problema. Desarrollan apego crónico a las cosas que poseen y se acomodan a ellas. De esta manera, el espacio a su alrededor se condiciona bajo las demandas de territorio que ellas tengan. De modo que el proceso de superación se complica. El tratamiento intensivo puede colaborar en el mejoramiento de su impulsividad, el fin es brindar para sí mismos condiciones de vida más apacibles y confortables. A nivel general, hay dos tipos de tratamiento para estos desórdenes y adicciones en Madrid: la psicoterapia y el uso de medicinas.

Ipsia Psicología recomienda la menor carga farmacológica posible.

 

Cinco señales de advertencia de acaparamiento compulsivo:

 

  • Desorganización crónica
  • Renuencia a permitir que alguien venga a su hogar
  • “Ceguera ante el desorden”
  • Afligido por sus pertenencias
  • La compra o adquisición compulsiva
  • Otra señal es que sus compras no son utilizadas o permanecen empaquetadas.