605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

Los niños se auto- descubren

Aprender sobre sexualidad infantil es fundamental. Sobre todo para los padres cuyos hijos están en los primeros años de vida. Los niños pasan por diferentes etapas durante su desarrollo; en una de estas se interesan en descubrir juegos que les permiten explorar la fisionomía de sus padres, familiares y amigos.

Desde el nacimiento hasta los 6 años de edad, los niños descubren su sexualidad en gran amplitud, son notorios los cambios en su forma de relacionarse con las personas que les rodean. El alumbramiento abre las puertas del recién nacido a un mundo entero de sensaciones y ya a esa temprana etapa de su vida siente placer con el contacto de su cuerpo con el cuerpo materno y el calor humano. Las figuras de apego, o estas personas con quienes se relacionan emocionalmente desde muy jóvenes son de vital relevancia.

La relación, los hábitos y las formas de expresión de cariño que el bebé aprenda serán muy importantes para la vida sexual y afectiva del niño, pues allí aprende a dar amor y recibirlo. En Madrid, los padres pueden encontrar orientación para enfrentar esta etapa de educación, gracias a Ipsia Psicología.

Sexualidad infantil: etapa de la experimentación

De los 2 a 3 años de edad, los niños van desarrollando cierto interés por sus órganos sexuales; se identifican como hembras o varones y aprenden a ir solos al baño gracias al control de esfínteres. Desde entonces y agudamente hasta los 5 años, ellos juegan con sus cuerpos y sus genitales, los tocan y los muestran; hecho que es completamente natural dado su proceso de desarrollo.

Gran parte de los niños se tocan sin ninguna vergüenza ni preocupación, ya que no tienen lineamientos sociales predilectos sobre este tema; ellos no sienten que deba ser un secreto o que deban retraerse de tocar sus propios cuerpos: simplemente se están descubriendo. Incluso, algunos niños encuentran calma y abrigo al tocarse y lo hacen al dormir. Hay otros casos en que ellos nunca mostraron interés especial por sus partes y tampoco está mal, dado que el desarrollo de cada niño es individual e independiente.

Los infantes pueden tocarse en público y los padres deberán orientarlos a hacerlo en lugares privados (aprenderá entonces la diferencia entre lo público y la intimidad o privacidad), o pueden hacerlo en lugares privados. Es muy importante que durante este período de descubrimiento el niño no se sienta culpable ni desprestigiado nunca: no es bueno que por temor se esconda para tocarse y menos que abandone la aventura de descubrirse, pero tampoco es recomendable que, a modo de juego, se desvista a la vista de todos.

Hay casos en que los niños desarrollan una dependencia por el contacto con sus genitales que llega a alterar sus actividades regulares, entonces se habla de una conducta compulsiva que usa el niño para calmar alguna ansiedad o crisis interna. Si ese es el caso, los padres deben contactar con alguno de nuestros psicoterapeutas en Madrid, para ofrecer tratamiento y orientación de aquella conducta.

Consejos para los padres:

  1. Pregunta a tu hijo qué quiere saber.
  2. Contesta con naturalidad y precisión sus preguntas.
  3. Recuerda que entiende sus respuestas según su propia imaginación infantil. Procure esclarecer sus preocupaciones.

 

Centro de psicología infantil