605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

Niños que golpean a otros ¿Cómo corregirlos?

Los niños que golpean a otros no son totalmente conscientes de lo que hacen. Sus actos responden a impulsos, de los cuales hablaremos en este post. Durante el desarrollo, los niños tienen diferentes etapas de formación conductual; cada uno se desarrolla particularmente y algunas de ellas pueden venir a modo de comportamientos violentos. En estos casos es muy importante que sean tomadas ciertas iniciativas de los adultos responsables para enseñar a los pequeños que maltratar a los demás es un acto erróneo.

Durante los primeros años de vida, el bebé hace lo posible por descubrir y entender el funcionamiento de cada una de las partes de su cuerpo; descubrimientos que son recompensados con mejores capacidades motoras. Puestas en práctica, las manos toman, ajustan, aprietan, protegen, entre otros, y permiten explorar más actividades de la vida diaria.

El desarrollo físico, emocional e intelectual del bebé incrementará en gran medida durante este período, gracias al apoyo de sus padres podrá incursionar en los límites de su propio cuerpo y de su alrededor. Es importante que la supervisión sea adecuada en cada una de las actividades de los niños, pues hay algunas que requieren menor grado de coordinación, mientras que otras ameritan que el niño tenga mayores destrezas.

Niños que golpean a otros y el proceso de socialización

Mientras que las actitudes violentas, groseras o maltratadoras se manifiesten en un rango entre 2 y 4 años de edad suele ser natural, pero pasado este lapso los padres deberían buscar algún tipo de orientación sobre medidas para aliviar las conductas agresivas del niño.

Las reacciones que muestra en esta primera niñez son una respuesta de esperar, entendiendo que su mecanismo de comunicación empieza a cambiar y a desarrollarse alcanzando así mayor independencia. El infante aprende a gestionar esta autonomía con palabras, ya no solo gestos. Ha ganado, además, la capacidad de negociar mediante el razonamiento la accesibilidad a ciertos privilegios, por lo que la retroalimentación entre los padres y los niños aumenta profundamente.

La evolución motriz y lingüística incrementa la comunicación emocional, intelectual y social del niño. Aprende a entrar en la sociedad y desenvolverse porque tiene las herramientas que permiten conquistar esquemas que vinculan los grupos en que desembocarán las necesidades de integración del niño.

¿Por qué hay niños que golpean a otros?

Ellos se mueven en una etapa de exploración, reconocimiento y búsqueda de poder; por lo que será común negar gran variedad de favores o requerimientos que demanden. Los niños quieren estudiar sus fronteras y estas se van abriendo dado el propio poder que ellos adquieren.

Las actitudes del niño frente a esta autoridad que representan los padres, o las demás figuras que lo llevan a su cargo, chocan si siente que se le imponen reglas; así que lo mejor es convenirlas con el niño. Él debe ser y sentirse escuchado para que entienda el respeto a los demás componentes de su cotidianeidad.

Aunque sea complicado sobrellevar la situación, dado el comportamiento que muestran los niños que golpean a otros, es de suma importancia que se les enseñe que las agresiones son contraproducentes, sin tocar la integridad del pequeño.

Devolver golpes al niño solo le dará a entender que, en la disputa, el que tenga mayor poder podrá agredir al otro, mientras que necesita saber que nadie debe ser violentado.