605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

¿Cómo favorecen tu salud sexual las emociones y actitudes?

 La salud sexual tiene como valor elemental la posibilidad de disfrute de una vida sexual enriquecedora y gratificante. Para alcanzar esto, las actitudes y emociones, así como los roles, juegan un papel muy importante.

En la medida que el tiempo pasa, se acepta con más fuerza la sexualidad como una de las más importantes actividades humanas. Esta está ligada a la construcción y desarrollo de una identidad y a la interacción sociocultural. En 1974 se dio un gran avance en esto, en el momento en que, en una reunión de profesionales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se declaró como parte integral del concepto de salud, a la salud sexual.

La sexualidad es el resultado de las siguientes potencialidades: Reproductividad, género, erotismo y vinculación afectiva.

Los aspectos fundamentales de una sexualidad sana son:

  1. El hecho posible de vivir la actividad sexual y reproductiva, disfrutándola como vínculo de comunicación con el otro, en una experiencia enriquecedora y gratificante.
  2. La factibilidad de ejercer una regulación sobre la fecundidad; en equilibrio con la ética social y personal; conociendo y disponiendo de variadas opciones para esto.
  3. El conocimiento de la sexualidad humana, para evadir mitos, creencias infundadas, culpas y temores. De modo que pueda prevenirse que aparezcan roles de género basados en estereotipos. Esto es un gran problema para una buena salud sexual.
  4. La no existencia de factores psicológicos o trastornos orgánicos que terminen por limitar o anular, en definitiva, la sexualidad.

 

Por lo general, cuando analizamos los obstáculos a la sexualidad, vemos que se alude a creencias equivocadas que inhiben a los individuos o que producen confusión. Son muchas las percepciones que restringen la posibilidad de una sexualidad saludable. Al respecto de esto se ha planteado muy poco; no obstante, con miras a favorecer el desenvolvimiento de una buena salud sexual, hay que mirar a las actitudes y hacia aquellas emociones que son deseables cuando nos remitimos a la sexualidad.

 

Las actitudes hacia ti mismo que favorecerán tu vida sexual son:

  1. Disposición a conocerte a ti mismo. Abrirte a la posibilidad de identificar tus propios valores, lo que te gusta y lo que no te gusta.
  2. Ser responsable de ti mismo y de tu cuerpo. Reconocer y expresar tus deseos y no asignar a otro esa responsabilidad de descubrirlo o adivinar.
  3. Tener una autoestima alta. Cuando se es consciente del valor propio, buscas otorgarte situaciones de goce y te abres a recibirlas y permitírtelas.
  4. Reconocimiento del atractivo propio. Con la sensación clara de que eres atractivo(a) a otros(as) se logra captar la atención de los demás, pues esto se ve, inevitablemente acompañado de una actitud de seguridad.
  5. EL sano egoísmo. Tener en cuenta la importancia del placer propio. Esto permite que reconozcas y explores lo que te agrada y lo que no te agrada. También, permite que lo disfrutes plenamente, lo que resulta en una gran satisfacción al otro.

Tu cuerpo reconoce y sabe lo que quiere y lo que no. Por tanto, una actitud y unas emociones equilibradas y dirigidas, te darán inevitablemente, una mejor sexualidad.

 Puedes ver nuestros séxologos en Madrid que podrán ayudarte.