605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

¿Qué es la Fagofobia?

La fagofobia o fobia a atragantarse, es un trastorno psicológico que produce un miedo ilógico a tragar, por lo que impide a la persona comer, pudiendo provocar desnutrición y aislamiento social, elevando el riesgo de sufrir depresión.

Comer plácidamente, dar un bocado, debería ser un placer para todos nosotros, sin embargo, existen personas que solo por el hecho de sentarse para ello, ponerse delante del plato o beber un vaso de agua, les resulta una auténtica tortura, ya que el pánico que sienten por miedo a atragantarse es superior a sus límites y les condiciona en los hábitos diarios.

La fagofobia es un desorden psicológico que incluimos dentro de los trastornos de la ansiedad. El simple hecho de tragar saliva, les produce un elevado nerviosismo y angustia.

Perfil del paciente

Este desorden es más común en mujeres que en hombres, según los especialistas, porque padecen más ansiedad que los varones.

Puede aparecer desde cualquier edad, incluso desde los seis años. Los psicólogos apuntan de que suele tratarse de personas muy controladoras, perfeccionistas y fácilmente sugestionables.

Los profesionales comentan que cuando acuden a sus consultas, las fobias a tragar que presentan no son completas, esto quiere decir que evitan la ingesta de ciertos alimentos, aunque siguen comiendo de otros.

En estos casos la pérdida de peso no es muy característica. Los psiquiatras han analizado concienzudamente este trastorno en los últimos años.

Pervivencia del miedo a tragar

La fagofobia es un trastorno psicológico muy poco habitual, sin existir datos oficiales que confirmen un número de pacientes exacto que pueden llegar a padecerlo.

A día de hoy es un trastorno muy poco conocido, pudiendo afectar a una de cada 500 personas. La falta de estudio complica su análisis. La prevalencia se desconoce, pero es un trastorno que está elevando el número de casos en los últimos años.

Esta fobia, dentro de las denominadas fobias específicas, puede derivar en importantes alteraciones en la alimentación. No implica graves consecuencias para la salud pero, por supuesto, debe ser tratada por un psiquiatra o psicólogo.

Características a tener en cuenta

-El sujeto experimenta un miedo y un temor excesivo en comparación con la amenaza verdadera que supone el impulso.

-Hablamos de un temor completamente ilógico e irracional. El mismo paciente reconoce que es incapaz de encontrar una justificación coherente a su conducta.

-Este miedo no se puede controlar, es inevitable la aparición de síntomas fóbicos. Es una fobia estable a lo largo del tiempo, el paciente mantiene este pánico a través de él.

 

Diferencias con otras patologías

Es ocasiones resulta común que la fagofobia la confundamos con otros tipos de fobia específica como es la pnigofobia o el temor excesivo a ahogarse o atragantarse.

Las diferencias las encontramos en que la fagofobia responde al simple hecho de tragar, mientras que en la pnigofobia el miedo radica en la probabilidad de atragantarse y ahogarse como consecuencia de tragar.

En estos dos casos, los síntomas físicos pueden ser confundidos la odinofagia y la disgafia, donde el paciente presenta una alteración psicológica que le impide el acto de tragar o lo convierte en un acto muy doloroso.

Los síntomas

La fagofobia la clasificamos dentro de la categoría de fobias específicas, ya que su sintomatología es parecida a la del resto de trastornos de ansiedad de este tipo.

Los síntomas son los siguientes:

-Físicos

Entre los cuales se encuentran:

  • Dolor de cabeza
  • -Aumento de la tensión muscular
  • -Aumento de la tasa cardíaca y respiratoria
  • -Vértigos o mareos
  • -Vómitos o náuseas
  • -Sensación de ahogo, falta de aire o asfixia.
  • -Desmayos

-Cognitivos

La fagofobia se caracteriza por la presencia de una serie de síntomas cognitivos que se muestran a través de pensamientos, ideas y reflexiones relacionadas con probables el hecho de tragar.

-Conductuales

Este síntoma se manifiesta mediante conductas de escape y evitación.

Con ellos conseguimos eludir las sensaciones de ansiedad y angustia que genera dicha situación.

En el caso de las conductas de escape, aparecen cuando la persona no podido evitar la aparición del miedo, por lo que realizará cualquier clase de acto para huir de la situación en la que se ve envuelto.

Conclusiones y tratamiento

Debido al posible efecto nocivo de esta fobia (pérdida de peso o anorexia), es imprescindible que al paciente se le proponga a una operación para que se reduzca la intensidad de los síntomas.

La reestructuración cognitiva nos permite cambiar todos los pensamientos e ideas que la persona tiene en relación con el acto de tragar.

También existen técnicas de exposición en vivo, donde el paciente se expone de manera gradual al temido estímulo de tragar.

En definitiva, si un paciente de fagofobia no cuenta con tratamiento alguno, puede llegar a padecer serias complicaciones relacionadas con una alimentación deficitaria.

Ipsia Psicología cuenta con un servicio de profesionales que te ayudarán con el tratamiento psicológico adecuado a la fagofobia, para que el paciente encuentre mejoría de forma notable y no derive en pérdidas graves de peso o incluso, anorexia.