605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

¿Las familias tóxicas pueden causar problemas psicológicos?

La familia es una de las instituciones sociales más importantes en la vida del individuo y de la sociedad.

Estamos hablando del primer grupo social en el cual un individuo estará involucrado desde una etapa muy temprana de su desarrollo; la familia es el lugar donde aprendemos a socializar y a interactuar con el mundo en el cual estamos inmersos.

Un ambiente familiar sano es un aspecto importante en nuestra vida psíquica.

La convivencia constante en un lugar donde se respira tensión y miedo no es el mismo que el que se puede dar en un sitio más armónico y pacífico donde sus integrantes se ayudan mutuamente.

Los sucesos en un sitio y otro cumplirán papeles determinantes en el mundo psíquico individual de sus participantes.

La integración familiar, o su ausencia, determina y diferencia los procesos de desarrollo psíquico sanos de los perturbados y/o trastornados. Las familias donde existe un cierto grado de desintegración familiar podemos denominarlas familias disfuncionales, o familias tóxicas.

Las familias tóxicas pueden ser la causa de problemas psicológicos.

¿Cuáles son los efectos de una familia tóxica sobre sus integrantes?

  1. Repetición de patrones violentos

Una cotidianidad disfuncional dentro de la familia es un fenómeno que causa impresiones en sus integrantes, especialmente los niños. Las exposiciones tempranas a actos de violencia y maltrato pueden dejar traumas emocionales en el niño o niña cuya repetición pueden incentivar la normalización de estos actos en los infantes y su réplica en otros ámbitos, directa o indirectamente. Esto ocurre también con los adultos, y en todos es necesaria ayuda psicológica de manera urgente.

  1. Etiquetas y roles

Son comunes exclamaciones de los padres referentes a la conducta de sus crías; muchas veces estas exclamaciones no se corresponden con una actitud frecuente, sino que se “dicen por decir”. A pesar de que estos comentarios parezcan inofensivos, la verdad es que ellos tienen efectos negativos en el niño, que puede empezar a comportarse del modo al cual se han referido a él o ella por el llamado Efecto Pigmalión.

  1. Sobreprotección

Hay padres que pecan de negligentes, y otros que son muy dedicados cuando de cuidar sus hijos se trata. Cuando un padre protege a su hijo hasta los últimos extremos, le impide desarrollarse libremente en situaciones sociales específicas que le permitirán madurar y crecer como persona; algunas situaciones bien pueden no darse, o aparecer de manera muy tardía en el crecimiento personal.

Esto resulta en crías que no reconocen ni desenvuelven patrones de comportamiento comunes y normales, y el no poder desarrollar dichos patrones puede hacer que el individuo se sienta menos o inferior a sus semejantes.

A modo de cierre

En algún momento de sus vidas, las personas que vienen de familias disfuncionales necesitarán algún tipo de terapia psicológica que les ayude a hacer frente a los problemas en sus grupos familiares y darles solución efectiva y asertiva.

De cierta manera, todos venimos de familias disfuncionales en algún aspecto, pero no todas lo son del mismo modo.

Las familias disfuncionales sí pueden ser caldo de cultivo para trastornos mentales que harán acto de presencia más tarde en la vida del individuo.

Las conductas que se desarrollan o que se dejan de desarrollar debido a ellas pueden evolucionar a trastornos mentales o de ánimo como depresión o esquizofrenia.

Terapia Familiar en Madrid