605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

Introducción

En esta etapa de confinamiento social debido a la amenaza del coronavirus, las relaciones de pareja pueden ir a pique como les ha ocurrido a muchas parejas en China.

Si una pareja está sólida como equipo de vida, logrará llevar esta fase con mayor cohesión, pero si esto no es así, es imprescindible que mantengamos la calma.

Se acercan momentos en los que la paciencia, la fuerza interior, la fuerza mental, la aceptación, el optimismo y la adaptación, nos van a ayudar a lograr superar esta epidemia que nos ha hecho aislarnos en nuestros hogares.

Es necesario que así lo respetemos y hagamos #QuédateEnCasa, por nuestro bien individual y colectivo más preciado que es «la vida».

En el artículo de hoy, ponemos la atención en la vida de pareja, ya que en cada hogar se presentará una posición distinta, una parada obligada, y habrá que adoptar diferentes estrategias.

Entendemos que la convivencia en pareja es algo que hemos seleccionado de forma independiente y con la ilusión de concebir una vida juntos, pero que en ocasiones se complica, y en otras muchas se trastoca para quedar por separado y cada uno por su lado.

Si ahora que el tiempo que se comparte se hace más amplio, damos una serie de pautas a las parejas que es necesario mantener:

Claves para organizarse

  • Organizar y preparar el día a día de todos los eventos que vais a poder desenvolver, con una disposición que os permita distinguir los días de costumbre y los días dedicados a mayor descanso, como los viernes noche, sábados y domingos.
  • Hábito de trabajo, si la opción que te ha tocado es el teletrabajo, acondiciona en la manera de lo posible un pequeño rincón de tu salón o de una habitación como tu lugar de trabajo.
  • Responsabilidad de tus tareas. El reparto de dichas tareas tiene que ser equitativo y justo. Es difícil fascinarse a quien no se responsabiliza del rol de padre o madre o de participar en las labores del hogar. Muchas mujeres protestan de tener a un hijo más como pareja.
  • Es complicado admirar a quien resta más que suma.
  • No utilizar todo tu repertorio de crítica. Si existen reproches en una relación de antes del confinamiento, donde os veíais unas horas al día y ya os reprochabais distintas cosas, imaginaos ahora que estáis juntos el día entero.
  • Intentar acordar en los temas concernientes a los hijos. Nuevos hábitos, horarios de videojuegos, móviles y series, tiempo de juegos… Es importante no discutir delante de los niños, ya que no es bueno para los niños y vosotros os desacreditáis delante de ellos.
  • Probar el llevar horarios parecidos. Los madrugadores suelen tener más complicaciones de convivencia por regla general, porque mientras uno quiere dormir un día de fin de semana hasta las doce de la mañana, el otro prefiere aprovechar el día desde las ocho montando en bicicleta o practicando su deporte favorito.
  • En una situación de confinamiento, el que uno duerma permite al otro salir a la calle a hacer sus cosas y tener su espacio.
  • Pero si ahora uno ve películas hasta las cuatro de la mañana y el otro se despierta a las siete, os terminaréis echando en cara muchas cosas. Hay que intentar realizar actividades por separado, y otras juntos, pero que no tengan una diferencia de horarios muy grande.

  • No anteponer siempre tus necesidades a las de la familia. Está claro que necesitas tu tiempo, tu espacio y una buena relación contigo mismo, y más ahora, que estamos todos juntos muchas horas.
  • Tenemos que aceptar que, para que la convivencia sea más sencilla, tendremos que hacer cosas por los demás.
  • Debemos ceder y ser más flexible. Tenemos que bajar el nivel de exigencia, y autorizar a que las cosas se realicen de otra forma y a otro ritmo.
  • La convivencia ahora es mucho mayor y aquello de lo que antes solamente te ocupabas tú, ahora hay que repartirlo por necesidades de la familia.
  • Debemos sincerarnos con lo que nos molesta o agobia. Ser francos no significa, degradar, humillar, comparar o enfadarse por algo.
  • Significa no acumular tensiones molestas, comportamientos o comentarios que te enojen del otro y que, de seguir usándolos, te harán la convivencia estos días mucho más difícil.
  • Lo que nos molesta se puede expresar desde el cariño, el amor y la afabilidad. Tenemos que expresar no solo lo que te molesta, sino cómo te sientes cuando ocurre o y cómo crees que podría remediarse.
  • Espacio individual.
  • Para muchas parejas no es sencillo, por las dimensiones de la casa y menos si hay hijos, pero debemos permitirnos concertar ratos de soledad en el salón, en la habitación, para dedicarnos ese ratito a nuestro propio yo.
  • Es bueno que podamos hablar con un amigo meditar, darte un baño relajante, escuchar música, leer, …
  • Es una buena época para reencontrarnos con el otro, evocar momentos, recuperar conversaciones y apoyarse a nivel emocional sin que pasemos por alto uno de las bases de la pareja, el sexo, que nos permite desconectar.
  • Es una etapa que nos permite devolver a la pareja el tiempo que crees tenías pendiente, así como buscar pequeños detalles que sabes agradan a tu pareja.
  • Si ocurre un conflicto, recuerda que lo más sensato es una retirada a tiempo y esperar el momento para abordar el problema con más calma, antes que la discusión vaya en aumento.
  • Usar el sentido del humor, nunca está de más para mantenerse animados y sobrellevar mejor las horas de confinamiento, el tiempo que dure.
  • El sentido del humor ayuda a elevar nuestro sistema inmune y suaviza las durezas del alma.
  • En esta era de las nuevas tecnologías nos permite a las personas estar conectados con el resto de los humanos, y nos ayuda no solo a mantener comunicación con nuestra pareja y no saturar ese espacio, sino que nos proporciona un mecanismo liberador del espacio cerrado, pudiendo conectar con amigos, familiares y sociedad en general.
  • El optimismo, muy importante para mantener nuestra mente orientada a buscar el punto positivo del momento. Una pareja que se propone apoyarse en el lado positivo de las cosas, consigue acomodarse mejor a la situación y superarlo con mayor resiliencia.

Terapia de Pareja en Madrid

Si ves que no te encuentras a ti mismo, te ves en crisis, que estás a disgusto en tu casa, que discutes con tu pareja, no significa que no estés disfrutando de tu vida. Estás en un momento emocional inestable, pero debes tomar decisiones precipitadas.

En Ipsia Psicología contamos con expertos en terapia de pareja, de todo tipo de problemas, que te ayudarán en lo que necesites. Tenemos aparte nuestro servicio de psicología online, que, en estos tiempos de confinamiento, resulta ser una plataforma esencial y útil para tratar nuestra salud mental.