605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

Problemas emocionales en niños

 

Psicología Infantil: ¿Qué son los problemas emocionales?

Hay diferentes términos para explicar problemas emocionales, del comportamiento o mentales. Actualmente están calificados como “problemas emocionales”.

Los problemas o dificultades emocionales, se definen como un estado que exhibe una o más de las siguientes características a través de un largo período de tiempo y con un cierto grado, afectando el rendimiento de la educación del niño:

  1. Incapacidad para aprender, que no puede se puede explicar a través de factores sensoriales, intelectuales o de la salud.
  2. Incapacidad de mantener relaciones interpersonales con los compañeros de clase y profesores.
  3. Sentimientos o comportamiento inapropiados, bajo circunstancias normales.
  4. Un estado general de depresión, tristeza y tendencia a desarrollar síntomas físicos o temores asociados con los problemas de colegio o personales.

 

Sesiones con psicólogo infantil:

Nuesttros psicólogos infantiles utilizan las técnicas con más evidencia. El psicólogo infantil empieza realizando una evaluación completa de los problemas y prepara un plan de terapia adaptado al niño o adolescente.

La consulta sobre los problemas de conducta en niños se realiza con el niño y su familia, orientando a los padres sobre el uso eficiente de las actitudes del niño y desmontando los intentos de solución de los trastornos de conducta que están resultando inútiles o nocivos, como el exceso de castigos, diferencias entre los cónyuges, etc.

 

Sesiones con psicólogo infantil:

 

Neurofeedback:

En algunos casos puede ser útil que el niño tenga sesiones de neurofeedback, para que conozcamos la acitividad de su cerebro y entrenemos su cerebro para crear nuevos patrones más regulados y sin problemas de conducta.

Sesiones 50€

Psicólogo infantil en Madrid

Tratamiento de la depresión infantil con psicólogo infantil

La psicología infantil se dedica a resolver los problemas de depresión infantil con técnicas con evidencia comprobada, de la manera más rápida posible. Con la ayuda de los padres y puede que de los profesores en algunos casos los resultados son rápidos y duraderos.

Nuestra forma de intervenir los problemas emocionales consiste en:

  • Evaluación del problema individual del niño: origen y mantenimiento de los problemas emocionales
  • Pautas y habilidades para padres: comunicación, solución conflictos, contingencias, aumento de autoestima del niño/a, solución de problemas, etc.
  • Tratamiento con niño/a, en el que se enseña por medio de juegos y conversaciones a manejar distintas emociones difíciles y actuar de forma adaptativa.
  • Evaluación de las mejoras del tratamiento de los problemas emocionales

Una de las principales preocupaciones de los padres sobre sus hijos es saber cómo conducir las conductas y poder hacer frente a problemas como la agresividad, la desobediencia, las rabietas, la rebeldía, …

En numerosas ocasiones, cuanto más intentan resolver estos problemas se encuentran con muy difíciles comportamientos por parte de sus hijos, llegando a tener sentimientos de indefensión e impotencia.

Aparte de esto es muy importante para los padres ayudar a sus hijos a mejorar algunas conductas que les causan dificultades, como el déficit de habilidades sociales o la falta de autocontrol pero, con frecuencia, realizan muchos intentos infructuosos hasta que recurren a ayuda profesional.

Es cierto que ser padres es una de las tareas más complejas a la que nos enfrentamos a lo largo de nuestra vida y, aunque por regla general los padres intentan hacerlo lo mejor posible, se trata de una ardua tarea que puede llegar a ser demasiado difícil.

La psicología infantil interviene en el tratamiento de la depresión con eficacia, nuestro centro de psicología infantil es experta en la depresión infantil.

 

 

Síntomas de los problemas emocionales en niños

Es importante ir a un psicólogo profesional de la psicología infantil si identificamos alguno de estos problemas, para que el problema no se alargue, y el niño sufra lo menos posible y las soluciones no se conviertan en problema, así el psicólogo infantil producirá cambios eficientes y adaptativos en el niño y en su contexto para obtener objetivos.

Existen dos señales que nos pueden alertar de la presencia de un problema emocional en niños: la presencia de emociones dolorosas (depresión, ansiedad o irritación crónica) y la aparición de conflictos continuados en las relaciones familiares o sociales.

El sufrimiento psicológico puede adoptar numerosas formas, según el niño que lo padezca.

Entre las personas que no ven sentido a su malestar emocional suele ser típico la presencia de una o varias respuestas crónicas de carácter emocional: la ansiedad, la depresión y la ira.

 

Síntomas de los problemas emocionales en niños

Es importante ir a un psicólogo profesional de la psicología infantil si identificamos alguno de estos problemas, para que el problema no se alargue, y el niño sufra lo menos posible y las soluciones no se conviertan en problema, así el psicólogo infantil producirá cambios eficientes y adaptativos en el niño y en su contexto para obtener objetivos.

Existen dos señales que nos pueden alertar de la presencia de un problema emocional en niños: la presencia de emociones dolorosas (depresión, ansiedad o irritación crónica) y la aparición de conflictos continuados en las relaciones familiares o sociales.

El sufrimiento psicológico puede adoptar numerosas formas, según el niño que lo padezca.

Entre las personas que no ven sentido a su malestar emocional suele ser típico la presencia de una o varias respuestas crónicas de carácter emocional: la ansiedad, la depresión y la ira.

 

 

Psicología infantil

Expertos en problemas emocionales en niños en Madrid

¿De qué manera ayudar a niños vulnerables?

Una crisis de familia, una enfermedad grave, el alejamiento temporal de la madre, el nacimiento de un hermano… son diversas situaciones que muchas veces no pueden ser asimiladas por los niños y acumulan irritabilidad, inestabilidad, enfermedades y problemas escolares.

Estos problemas los afectan a nivel emocional, y los desestabiliza en todos los ámbitos de la vida. En determinadas ocasiones deciden autoprotegerse del mundo, bloquean las vías de comunicación, lo que luego, les dificulta abrirse, sanar las heridas y recuperar la autoestima.

Pero muchas veces el tiempo no basta y es necesario recurrir a terapia y ayuda profesional.

Se trabajan con terapias dirigidas al sistema emocional de los niños, entre ellas gracias a los beneficios de la música de Mozart.

Con ella van a fortalecer la autoestima, mejorar la imagen personal, alegrarles, superar problemas de timidez y agresividad, problemas escolares y la capacidad de focalizar y conseguir sus objetivos.

 

Causas pasajeras de problemas emocionales

Lo que más afecta a los niños es el rechazo de su madre, desde su gestación, los embarazos no deseados, las depresiones durante el embarazo, la dificultad para aceptar un hijo varón si se quería mujer o viceversa, etc. generan problemas en el apego y causan problemas a nivel emocional en los niños.

También enfermedades graves en las familias, problemas económicos, el paro y cualquier preocupación fuerte, sobre todo de la madre, deja mucha huella en los niños.

Los más sensibles pueden volverse inseguros, irritables, agresivos, enfermizos (resfriados, otitis, gripes), para terminar con problemas escolares, académicos e incluso motores en los juegos y deportes en algunos casos.

También padecen de regresiones en el lenguaje, dificultades para tolerar la frustración, y retroceso incluso en el control de esfínteres.

Las hospitalizaciones largas, especialmente de niños pequeños, son complicadas. Hay que hacer lo posible para evitar que pasen una noche solos. Si no puede ser, dejarlo a cargo de una enfermera.

La separación de los padres, el nacimiento de un hermano, las presiones por un alto rendimiento escolar y las situaciones de maltrato en general de los padres pueden dejar una profunda huella en los niños.

Para evitar estos problemas, los padres tienen el deber de preocuparse de llenar las necesidades básicas emocionalmente a sus hijos: entregarles un amor y cariño incondicional y que ellos sientan la evidencia de esto.

Deben ser capaces de empatizar con sus hijos y ponerse en su lugar en todas las situaciones, aparte de lograr un clima familiar que permita expresarse y vivir las emociones.

Los niños necesitan aprender a emplearse con la rabia, la pena, la alegría, la euforia, etc. Y eso lo logran al ver a sus padres y en la práctica. Es importante que les permitan gritar, llorar, enfadarse, incluso con los padres.

Algunos elementos que pueden poner a un adolescente en riesgo de desarrollar problemas emocionales pueden ser:

  • Vivir en un hogar con un solo padre o madre
  • Crecer en un vecindario con poco apoyo social
  • Falta de supervisión adulta
  • Malas relaciones con los padres y otros adultos importantes en sus vidas
  • Autoestima deficiente
  • Asistir a escuelas de baja calidad académica
  • Haber sufrido abuso físico, abuso sexual o abandono

 

Maneras de evitar dificultades emocionales

Sabemos que ciertas pautas elevan las posibilidades de que los niños eviten caer en problemas serios.

Tener buenos padres que les den apoyo y los supervisen suficientemente, son elementos esenciales.

Los adolescentes con un temperamento afable, hábiles destrezas sociales y sentido del humor por regla general consiguen superar los problemas.

Un niño que acude a su escuela y vive en un vecindario con apoyo social también tendrá mayor capacidad para recuperarse cuando se enfrenta a los problemas. Estos apoyos sociales pueden ser el interés de alguien que se preocupa por ellos, como profesores, entrenadores o vecinos.

Depresión infantil

La depresión va ligada a la edad adulta, pero conocemos que no sólo los adultos se deprimen. La depresión infantil puede surgir a causa de una serie de cambios importantes y el estrés al que tiene que enfrentarse un niño.

Si vemos a nuestro hijo triste de forma continuada, que ha perdido todo interés por jugar como antes, que se aleja de sus amigos, de la familia, se cansa con facilidad, se aburre, no se concentra, se irrita con facilidad, se queja de forma continuada de dolores de cabeza…, deberíamos consultar con el psicólogo infantil con el fin de que se lleve a cabo una evaluación de todos los factores, y determinar el origen de la inestabilidad emocional que sufre nuestro hijo.

Autoestima

Que un niño tenga un buen concepto de sí mismo le va a ayudar a conseguir un desarrollo saludable en todos los aspectos de su vida. Eleva deseos de superación y motivación para afrontar diferentes retos.

En cambio, tener baja autoestima significa no aceptarnos a nosotros mismos, esto en los niños se manifiesta a través de diferentes sentimientos como inseguridad, miedo, tristeza, y en conductas cómo evitar realizar actividades sociales o académicas, excesiva dependencia de los padres…
Una intervención precoz es vital porque ayudará a nuestros hijos a desarrollar un buen concepto de ellos mismos.

Trastornos de ansiedad

Los niños sienten diferentes emociones sobre lo que les ocurre. Cuando la situación a la que se enfrentan es incierta pueden sentir preocupación o miedo.

Por todo esto es muy importante reconocer de manera correcta los peligros y aprender a manejarlos, esto ayudará al niño a tener adecuado desarrollo emocional.

La ansiedad es mucho más común de lo que podemos creer, son muchos los padres que se enfrentan a algo desconocido cuando su hijo sufre ansiedad.

Si nuestro hijo se levanta cada día diciendo que no quieren ir al colegio porque les duele la cabeza, pasan de dormir perfectamente a despertarse varias veces durante la noche, o ponen un sinfín de excusas para irse a la cama, puede que nos esté avisando que algo les pasa, ellos no nos los saben decir de otra manera.

Miedos infantiles

Una gran mayoría de los miedos infantiles son evolutivos, desaparecen con el paso del tiempo. Pero hay ocasiones que esos miedos no se afrontan de manera adecuada y desencadenan en distintas fobias como miedo a los animales, a la oscuridad, separación, a ir a colegio, etc.

Enseñar a un niño a localizar sus emociones, saberlas gestionar y expresarlas de una manera apropiada, les ayudará a enfrentarse con sus miedos.

Celos infantiles

La llegada de un hermano produce cambios en la rutina familiar. El niño tiene que afrontar y saber adaptarse a esos nuevos cambios que no suele ser tarea fácil para ningún miembro de la familia, pero despierta en los niños una sensación de pérdida de las figuras de apego más importantes, los padres.

En numerosas ocasiones esta nueva situación a afrontar desborda tanto al niño como a los padres, por lo que sería muy necesario un asesoramiento psicológico con el fin de potenciar los recursos de la familia y poder afrontar esta nueva posición.

Conclusiones

La terapia para los problemas emocionales de los niños les ayuda a:

  • Aprender a reconocer y procesar la información que es importante de una manera adecuada.
  • Elevar los recursos y las tácticas ya adquiridas de los niños para afrontar una nueva situación.
  • Adquirir una serie de aptitudes que les permita afrontar los problemas tanto del colegio como los que surgen en su casa cada día.
  • Reconocer emociones, tanto las suyas como las de los demás y regularizarlo.
  • Moderar los síntomas relacionados con sus problemas emocionales.
  • Mejorar el concepto de sí mismo.

Cuando un niño tiene preocupaciones y unos miedos tan profundos que le impiden llevar sus tareas, es fundamental llevar a cabo una evaluación y posterior tratamiento psicológico.

En Ipsia Psicología, contamos con profesionales en Psicología infantil que pueden ayudar a tu hijo. También tenemos servicio de psicología online, para quienes viven lejos o no pueden desplazarse.

La psicología infantil interviene en el tratamiento de la depresión con eficacia, nuestro centro de psicología infantil es experta en la depresión infantil.

La depresión infantil supone una bajada en su estado de ánimo, produciendo un cambio en su conducta, la depresión infantil afecta a un 5% de los niños.

Con síntomas menos intensos que la depresión infantil, la distimia puede ser un inicio de depresión infantil, que es importante poner una solución, su síntoma más frecuente es una tristeza más o menos constante en el niño.

 

Nuestros tratamientos de psicología infantil:

  • En nuestro centro contamos con psicólogos infantiles
  • expertos en nuerociencia y neurofeedback, para que los niños aprendan a regular su actividad neuronal y con ello su comportamiento.