605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

¿Qué es la teoría del apego?

La teoría del apego nació hace ya un siglo, en concreto en el año 1907, para explicar las diferencias individuales respecto a cómo la gente piensa, se siente y se comporta en las relaciones interpersonales.

Esta teoría hace referencia a los vínculos emocionales que la gente forma con otras personas a lo largo de su vida, primero con sus padres, después con sus amigos, sus compañeros, su pareja y sus hijos.

La teoría del apego de John Bowlby

Existen varias versiones respecto a esta teoría, pero la más conocida es la del psiquiatra y psicoanalista John Bowlby (1907 – 1990), considerado el padre de la teoría del apego. Bowlby pensó que el apego se inicia en la primera infancia y continúa a lo largo de la vida, y afirmó que existen sistemas de control del comportamiento que son innatos y que son necesarios para la supervivencia y la procreación de los seres humanos.

Bowlby estuvo muy influenciado por la teoría de Konrad Lorenz sobre el experimento realizado con gansos y patos en los años 50. A partir de entonces, con Lorenz quedó demostrado el valor de la supervivencia del apego por su innato carácter.

Como consecuencia de esto, Bowlby creía que las conductas de apego eran instintivas.

El apego es central en su teoría, pues desde muy pequeños los niños poseen un comportamiento innato que les lleva a querer aprender cosas nuevas, pero cuando éstos se sienten en peligro o asustados, su primera reacción es buscar la protección y seguridad de su cuidador, o sea, sus padres.

“Situación extraña”. Mary Ainsworth

Un personaje importante en el estudio del apego es Mary Ainsworth, una de las psicólogas estadounidenses más reconocidas y valoradas por su contribución a esta teoría. Ainsworth fue un poco más lejos y propuso su concepto de “situación extraña”, en el año 1960, evaluando el tipo de apego en niños, con la que añadió a esta teoría tres estilos de comportamiento: Seguro, Inseguro-Evitativo e Inseguro-Ambivalente.

 

Los tres tipos de apego diferenciados:

  • Tipo de apego seguro. En este caso, el niño busca la ayuda y protección de la madre y recibe cuidado constantemente. La madre suele ser una persona cariñosa y se muestra afectiva, lo que permite que el niño desarrolle un concepto de autoconfianza positivo.
  • Tipo de apego evitativo. Aquí el niño se cría en un entorno en el que el cuidador más cercano deja de atender constantemente a las necesidades de protección de éste. Por tanto, los niños y también los adultos cuando ya han crecido, se sienten inseguros y abandonados por las experiencias de desplazamiento en el pasado.
  • Tipo de apego ambivalente, es el que se caracteriza porque estos individuos responden a la separación con angustia y suelen mezclar sus conductas de apego con protestas e irritaciones constantes. Se debe a que no han desarrollado de forma correcta las habilidades emocionales necesarias.

 

Vínculo de tipo de apego seguro: padres-hijos

Está claro y demostrado que la actitud de los padres hacia sus hijos va a ser determinante a la hora de que su hijo se desarrolle de una manera sana y correcta. Por tanto, los padres deben tratar con esmero cuidado a sus hijos y estar pendientes de que crezcan sanos y fuertes y poder hacer frente a las situaciones y dificultades del futuro.

Resumiendo:

  • Debemos estar atentos a las señales de los niños y su forma de comunicarse
  • Hay que crear una base de confianza y protección
  • Responder a sus necesidades
  • Abrazarlo, acariciarlo, besarle, mostrarle cariño y jugar con él
  • Cuidar tu propio bienestar físico y emocional porque repercutirá en el comportamiento hacia su hijo

En Ipsia Psicólogos podemos ayudarte.