605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

Suicidios en España

Quitarte la vida, lo que llamamos suicidio en España, es una reacción dramática a situaciones de una vida muy angustiosa; es aún más trágica ya que el suicidio puede prevenirse. Nos puede parecer que los problemas no tienen vuelta atrás y que esta solución es la única forma de poner fin a nuestro dolor. Pero hay varias medidas que se pueden tomar para mantenerte a salvo y volver a disfrutar de la vida.

Algunos de los síntomas del suicidio

Las señales que nos advierten sobre pensamientos suicidas o suicidio son las siguientes:

-Comentar acerca del suicidio, con expresiones como “me voy a suicidar”, “desearía no haber nacido” o “desearía estar muerto”.

-Conseguir las maneras para quitarse la vida, por ejemplo, comprando un arma o ir almacenando medicamentos en pastillas.

-Querer estar solo a todas horas, aislarse del mundo.

-Tener muchos altibajos en los cambios de humor, un día euforia total y depresión intensa al día siguiente.

-Tener preocupación por morir, la muerte o la violencia.

-Sensación de no tener salida, de estar atrapado.

-Incrementar el consumo de bebidas alcohólicas o drogas.

-Discretamente, despedirse de las personas como si ya no las fuese a volver a ver.

-Modificar la rutina diaria, comida y sueño.

-Donar pertenencias o arreglar temas personales sin haber una explicación coherente para ello.

-Expresar cambios de personalidad, con sentimiento de ansiedad y agitación.

Estas señales de alerta no son siempre claras y puede ser diferentes de una a otra persona. Hay algunos que dejan muy claras sus intenciones mientras que otros se guardan para sí mismos sus pensamientos y sentimientos suicidas.

Los suicidios, primera causa externa de fallecimiento en nuestro país

Los fallecimientos por accidente de tráfico aminoraron un 20,7 por ciento en 2008, por lo que dejaron de ser la primera causa externa de muerte en la población española, posición que ahora corresponde a los suicidios, según la estadística de muertes publicada por el Instituto Nacional de Estadística.

El INE comenta que, ante esta bajada de las muertes por tráfico, «el suicidio se situó en 2008 como la primera causa externa de defunción, con 3.421 personas fallecidas». Por sexo, la mortalidad por suicidio fue mayoritariamente masculina (el 22,6 por ciento fueron mujeres).

El suicidio se sitúa como la primera causa de muerte no natural en España

El suicidio lo situamos como la primera causa de muerte no natural en España. Hay el doble de suicidios que de fallecimientos por accidente de tráfico. Concretamente, en España hay 10 muertes por suicidio diarios.

A pesar de todo, la tasa es mínima en comparación con otros países de la Unión Europea. Casi 4.000 personas fallecieron en 2014 por este motivo en nuestro país. Un 20% más de incidencia respecto a los datos registrados en el año 2007.

Hay sociedades donde es más admisible, como Japón, y otras menos, como en los países del sur, con un fuerte componente cultural que vive de la religión católica, el suicidio está muy mal visto.

¿Por qué se decide acabar con su propia vida?

Por norma general, estas personas tratan de evadirse de una determinada situación de su vida que les es imposible de gestionar. Quieren sentirse aliviadas. Se suelen sentir culpables, avergonzados y que son una carga para los demás.

Se suelen sentir víctimas, tienen sentimientos de pérdida, soledad o rechazo.

Les resulta complicado concentrarse o pensar con claridad, y tienen conductas autodestructivas y contraproducentes, beber en exceso, drogas, alejarse de familia y amigos y cambiar hábitos de comida y sueño.

Perfil psicológico de una persona suicida

Estas personas no suelen buscar ayuda porque piensan que su caso “no tiene cura”, y no desean contarle a nadie sus problemas, creen que es un signo de debilidad y se avergüenzan por ello.

Otros no buscan ayuda porque realmente no saben dónde acudir. Debemos tener en cuenta que una persona que piensa en ideas suicidad tiene detrás una historia familiar y personal, aparte de una cierta predisposición psicológica.

Los intentos de suicidio pueden motivarse por una mezcla de factores ambientales y genéticos. No existe un perfil definido de la persona que intenta quitarse la vida y, por lo consiguiente, no es sencillo predecir una conducta suicida.

El suicidio y los trastornos mentales asociados

El individuo que decide suicidarse no tiene por qué mostrar ningún trastorno mental. En cambio, hay que destacar que un 90% de los intentos de suicidio suelen tener de base algún trastorno mental.

Entre estos trastornos, destacamos:

-Depresión

El trastorno mental más frecuente en casos de suicidio es la depresión. En cambio, los estudios muestran que entre un 13% y un 40% de las personas que se suicidan no cumplen con los criterios diagnósticos de Trastorno por Depresión Mayor.

Existen pruebas de que el riesgo de suicidio en algunas ocasiones puede aumentar a medida que la depresión desaparece. Esto se puede deber a que las personas con depresión grave empiezan a experimentar una notable mejoría y un retorno de la vitalidad.

-Drogas, esquizofrenia, TLP

Alrededor de un 10% de personas tienen otros diagnósticos como, trastorno por uso de sustancias (drogas, alcohol), esquizofrenia, trastorno límite de la personalidad o trastorno bipolar.

Los pacientes con trastorno límite de la personalidad, (TLP), con o sin depresión, son dos veces más propensos a querer suicidarse que los pacientes diagnosticados solamente con depresión.

-Suicidios por motivos subclínicos

Entre un 5% y un 10% de las personas no tienen ningún trastorno mental aparente. Lo más probable es que padezcan “síntomas subclínicos”, o sea, que presentan algunos de los síntomas de uno o más trastornos mentales pero no se llegan a cumplir los criterios diagnósticos en su totalidad.

Los modos más utilizados para cometer suicidio

Entre los métodos más usados está en primer lugar el ahorcamiento, utilizado en su mayoría por hombres.

El segundo modo más usado es el salto al vacío elegido por una gran cantidad de mujeres.

El tercer método es el envenenamiento por consumo de sustancias. El mes “idóneo” para los suicidas, es Junio.

El suicidio en el mundo

El suicidio es una acción personal e individual, pero existen países donde, a nivel cultural, es más aceptado que en otros por motivos sociales, instructivos y económicos. En estas naciones la tasa de suicidios es mucho más elevada que en otros.

El suicidio continúa siendo un tema tabú en España. Se considera un fracaso como sistema, tanto social, político y sanitario. Seguimos contando con poca información sobre él.

¿Cómo podemos buscar ayuda?

Conclusiones

Si se te está pasando por la cabeza la idea del suicidio o conoces a alguien con sentimientos suicidas, aprende a reconocer las señales de alarma para buscar ayuda y tratamiento profesional inmediatamente. Recuerda que puedes salvar una vida, la tuya o la de otra persona.

Te damos una serie de herramientas:

-Llama rápidamente al 911 o al número de emergencia local.

-Llama a un número telefónico de línea directa de asistencia al suicida, en cualquier momento del día.

-El suicidio no es un suceso aislado, no hay una sola causa. Es algo multifactorial.

-Plantea una consulta con tu médico, un profesional de salud mental u otro profesional de atención médica.

Un tercio de las personas que han intentado suicidarse volverá a intentarlo en el período de un año.

En general, los hombres que se suicidan son tres veces más que las mujeres, pero también se sabe que las mujeres intentan suicidarse tres veces más que los hombres porque refieren mayores cotas de ansiedad y estrés.

Las ideas suicidas no desaparecen por sí solas, nuestro consejo profesional es buscar auxilio, en Ipsia Psicología contamos con expertos que te ayudarán en lo que necesites.