Dependencia Emocional

Tratamiento para la dependencia emocional

Centro de Psicología especializado en terapia de pareja y relaciones

Centro de Psicólogos expertos en terapia de pareja para superar la dependencia emocional

Con las técnicas más eficaces tanto con terapia de pareja como terapia individual

¿Tengo dependencia emocional? 

 

Muchas personas y parejas acuden a terapia sintiendo una pérdida de libertad y autonomía en sus relaciones de pareja o familiares, como si sólo pudieran centrar y dirigir toda su energía en la otra persona. Si notas que estás dejando tu vida, tus deseos y metas para conseguir el cariño de otro y mantener la relación, es muy probable que estés sufriendo lo que se conoce como dependencia emocional.

Si bien es cierto que somos seres sociales y que la estructura de pareja es un modelo de vida más, hay que cuidar y atender las diferentes áreas y necesidades del compañero/a pero también las propias, con el fin último de poder disfrutar saludablemente y desde la tranquilidad estas relaciones.

Sesiones 50€/hora

Psicólogos expertos en dependencia emocional

Tratamiento de la dependencia emocional:

En nuestro centro de psicología, tenemos expertos dependencia emocional. La terapia puede ser desde una terapia de pareja o individual, ya que la dependencia emocional a veces puede ser causa de problemas en la pareja y otros tienen que ver con aprendizajes y sentimientos en la vida de una persona que hacen que ahora se viva las relaciones con miedo.

 

  • El tratamiento de la dependencia emocional puede ser:
    • Desde la terapia de pareja: conseguimos que las parejas aprendan a saber qué hacer en los momentos difíciles y tengan estrategias de comunicación, que entiendan las dificultades del otro, generando un compromiso en la pareja que ayuda a satisfacer las necesidades del otro y las suyas propias
    • Desde la terapia individual: Con las técnicas adecuadas se producen cambios en el manejo de pensamientos, emociones y conductas, y se trabaja con la autoestima, y con los aprendizajes del pasado que hacen que para algunas personas, el hecho de tener pareja sea más complicado y lo hagan desde la dependencia. Utilizamos técnicas como hipnosis, EMDR, Mindfulness o la Terapia Cognitiva.

Se tiene en cuenta todos los aspectos de la persona en su pasado, presente y futuro, ya que hay evidencias de que muchos posibles problemas de pareja se generaron por problemas del pasado.

 

Objetivos de la terapia:

– conseguir el objetivo de tener una vida de pareja satisfactoria

– entender qué nos ha pasado en nuestra vida, qué tiene que ver con nuestros síntomas

– entender el análisis funcional de la conducta para aprender a manejar lo que hasta ahora es un problema de pareja.

– entender desde la propia experiencia y gestionar los pensamientos y emociones que nos producen problemas. Enseñamos técnicas desde le primer día para disminuir el malestar.

– nos dará herramientas para hacer frente a las situaciones y poder establecer conversaciones funcionales con la  pareja

– si es necesario, utilizaremos técnicas para cambiar los miedos o problemas que se produjeron en el pasado

Técnicas en una terapia de pareja:

Utilizamos las técnicas con más evidencia en terapia:

  • Hipnosis 
  • EMDR
  • Terapia de Aceptación y Compromiso
  • Mindfulness
  • Habilidades de comunicación en la pareja
  • Terapia cognitivo-conductuales
  • Regresión
  • Psicoterapia breve
  • PNL

Expertos en terapia de pareja y problemas de infidelidad

Sesiones 50€

Terapia de pareja en Madrid

¿Qué es la dependencia emocional?

Aquella necesidad afectiva extrema que la persona siente hacia su pareja. Alberga todo tipo de comportamientos y emociones: pasividad y sumisión total al otro/a, obsesiones relacionadas con el/la otro/a, miedo intenso al abandono y fin de relación, etc.

No se trata de querer pasar la tarde con tu pareja por ejemplo, porque sea agradable y te apetezca, sino de necesitar estar ese y todo el tiempo con él/ella, viviendo esto con gran angustia cuando no se pudiera.

La persona con Dependencia Emocional idealizará al otro/a, a la vez que esta misma persona verá disminuida su autoestima, es decir, si yo “coloco en un pedestal” al otro/a, por encima de mí, directamente me estoy minusvalorando y posicionando además en un lugar “menos que” el otro/a, aquí ya estoy viviendo por tanto y determinando una relación desigual y desequilibrada, con las consecuencias que conlleva esto: frustración, ansiedad, sentimiento de culpabilidad, baja autoestima, celos, inseguridad, autorrechazo, angustia, etc.

¿Cómo saber si tengo dependencia emocional? Características de las personas dependientes.

  • Necesidad imperiosa de estar con la pareja constantemente.
  • Deseo intenso de exclusividad, sólo existe la pareja y sólo yo debo existir para mi pareja, fusión completa.
  • Priorizar a la pareja sobre cualquier cosa, situación e incluso, por encima de uno/a mismo/a.
  • Idealización de la pareja.
  • Papel pasivo/sumiso en las relaciones de pareja, no habrá iniciativa propia, delegará toda acción e iniciativa a su compañero/a.
  • Desequilibrio en su historia de relaciones personales.
  • Miedo intenso a que se rompa la relación.
  • Asunción del sistema de creencias, valores, gustos, necesidades y modos de vida de la pareja.
  • Necesidad de agradar.
  • Dificultades en las habilidades sociales, poner límites personales, saber decir no a determinadas peticiones que realmente no se quieren aceptar, hacer frente a las críticas no constructivas o juicios de valor recibidos, expresar opiniones y necesidades propias, etc.
  • Baja autoestima.
  • Miedo a sentirse solo.
  • Baja seguridad y confianza en uno/a mismo/a.

Es cierto que también hay formas atípicas que nos pueden indicar un problema de Dependencia Emocional:

  • Presentar estas características dentro de una relación determinada pero tras la ruptura, optar por actitudes opuestas (durante el tiempo que uno/a está sin pareja), como el malestar y rabia hacia aquellas personas por las que puede sentirse atraído/a, por ejemplo si soy una mujer heterosexual, manifestaré una actitud hostil hacia los hombres, me comportaré además de manera soberbia e insistiré en la no necesidad de tener una relación de pareja, es más, defenderé que la mejor opción es no tenerla, me mostraré escéptica al amor saludable y desinteresado.
  • Presentar ambivalencia en cuanto a que yo como persona dependiente, me mostraré como dominante y menospreciando al otro/a, le retendré y querré que esté sólo conmigo, es decir hay una necesidad de posesión.

¿Por qué soy dependiente emocionalmente?

¿ Por qué algunas personas sienten la necesidad de estar con alguien para ser felices? Las causas están en los aprendizajes que hicimos en el pasado, habiendo varias posibilidades. En terapia es común encontrar personas que de niños no fueron autónomos o les falto afecto de algunas personas significativas, aprendiendo que debían “ser buenos” y cumplir con las expectativas de los demás para tener el cariño, consiguiendo unos aprendizajes muy difíciles de cambiar, ponen esfuerzo para que les quieran.

Estas personas pueden venir de familias disfuncionales o padres muy exigentes, fríos y con distancia emocional, que hacen que el niño tenga una inseguridad de base que serán los cimientos de sus relaciones posteriores.

También hay personas que han desarrollado una baja autoestima, necesitando que alguien esté con ellos para sentirse bien, e intentando controlar a la pareja por miedo a que les abandone. Estas personas utilizan la sumisión.

Además de estas causas, encontramos que las personas con dependencia emocional tienen una visión del amor y de las relaciones distorsionada. Ellos entienden el amor y las parejas como posesión, entrega al otro y apego patológico, y no como un intercambio recíproco de afecto y una negociación en la que las dos partes puedan ver sus necesidades y las del otro.

 

¿Qué consecuencias tiene la dependencia emocional?

Las consecuencias son diversas y graves:

Rupturas y reconciliaciones de pareja recurrentes: Se entra en un hábito en el que dejar a la pareja y volver les hace estar más seguros a corto plazo de que la persona quiere estar con ellos.

Perdida de la individualidad: la persona que sufre dependencia se va aislando y se entrega completamente a la otra persona, que utiliza el chantaje emocional o incluso el control y la sumisión para que la otra persona vaya perdiendo las relaciones y se encuentre más sola cada vez. La persona  va abandonado a la gente que le había acompañado en la vida, sus metas y deseos, y ya solo le queda satisfacer a la persona que está a su lado.

Celos patológicos: la persona tiene constante  miedo  a  perder a la pareja utilizando el control y la exigencia.

Insatisfacción: la persona con dependencia emocional vive siempre nervioso por el miedo a perder la relación, incluso cuando está con la otra persona, haciendo que la relación se base en el control de la otra persona, produciendo una relación insatisfactoria y necesitando cada vez más control.

Comportamientos patológicos: la persona puede esconder sus emociones en adicciones o que acabe la dependencia en depresión o comportamientos obsesivos cuando se produce una ruptura.

 

¿Por qué elegir nuestro tratamiento para la dependencia emocional?

Nuestros psicólogos han ayudado a miles de personas y parejas, que han pasado por diferentes problemas y que han detectado un problema de dependencia emocional. 

Nuestro trabajo es de una forma integradora e individualizada, y dependiendo del caso con unas técnicas u otras.

El problema, dependiendo del caso , se tratará de forma individual, en pareja o combinado, esto es a veces individual y a veces en pareja, según decida el psicólogo.

Con nuestro tratamiento para dependencia emocional decidirás si quieres continuar con tu pareja, y después conseguiremos que tu confianza vuelva a establecerse, lo haremos gracias a las técnicas con más eficacia, tanto en sesiones individuales como en pareja. Podrás tener la relación de pareja que a ti te gustaría.

¿Para un tratamiento de dependencia emocional es mejor la terapia psicológica individual o terapia de pareja?

Es mejor empezar por una terapia de pareja si existe aún la relación de pareja, para que se establezcan unos objetivos y un trabajo de pareja. 

Es muy común que uno de los individuos de la pareja tenga un problema concreto individual, como en el caso de la dependencia emocional, y es recomendable trabajar individualmente este problema. Lo que se suele hacer es tener sesiones de psicología individualizada para mejorar el problema dentro de la terapia de pareja.

En nuestro centro de psicólogos luego utilizamos las técnicas que han mostrado mejores resultados, como la hipnosis, EMDR o Mindfulness. Con nuestro tratamiento psicológico conseguimos desde el inicio que la persona en primer lugar entienda lo que le sucede y que empiece a manejar sus emociones y pensamientos, que le llevan a no tener una relación funcional y feliz

 

 

CONTACTA CON NOSOTROS

Psicólogos expertos en tratamiento de la infidelidad en terapia de pareja

Con las técnicas más eficaces

Hipnosis, EMDR, Terapia Cognitivo Conductual, Mindfulness, EFT, Terapia de Aceptación y Compromiso

Acreditaciones de Ipsia-Psicólogos

Ipsia-Psicólogos en los medios

DEPENDENCIA EMOCIONAL

Si crees que tienes dependencia emocional puedes llamarnos y te ayudaremos a resolver tu problema. Muchas personas y parejas acuden a terapia sintiendo una pérdida de libertad y autonomía en sus relaciones interpersonales, como si sólo pudieran centrar y dirigir toda su energía en la otra persona. Si bien es cierto que somos seres sociales y que la estructura de pareja es un modelo de vida más, hay que cuidar y atender las diferentes áreas y necesidades del compañero/a pero también las propias, con el fin último de poder disfrutar saludablemente y desde la tranquilidad estas relaciones.
  • ¿En qué consiste la Dependencia Emocional?

Aquella necesidad afectiva extrema que la persona siente hacia su pareja. Alberga todo tipo de comportamientos y emociones: pasividad y sumisión total al otro/a, obsesiones relacionadas con el/la otro/a, miedo intenso al abandono y fin de relación, etc. No se trata de querer pasar la tarde con tu pareja por ejemplo, porque sea agradable y te apetezca, sino de necesitar estar ese y todo el tiempo con él/ella, viviendo esto con gran angustia cuando no se pudiera. La persona con Dependencia Emocional idealizará al otro/a, a la vez que esta misma persona verá disminuida su autoestima, es decir, si yo “coloco en un pedestal” al otro/a, por encima de mí, directamente me estoy minusvalorando y posicionando además en un lugar “menos que” el otro/a, aquí ya estoy viviendo por tanto y determinando una relación desigual y desequilibrada, con las consecuencias que conlleva esto: frustración, ansiedad, sentimiento de culpabilidad, baja autoestima, celos, inseguridad, autorrechazo, angustia, etc.
  • Características de una persona con Dependencia Emocional:
  • Necesidad imperiosa de estar con la pareja constantemente.
  • Deseo intenso de exclusividad, sólo existe la pareja y sólo yo debo existir para mi pareja, fusión completa.
  • Priorizar a la pareja sobre cualquier cosa, situación e incluso, por encima de uno/a mismo/a.
  • Idealización de la pareja.
  • Papel pasivo/sumiso en las relaciones de pareja, no habrá iniciativa propia, delegará toda acción e iniciativa a su compañero/a.
  • Desequilibrio en su historia de relaciones personales.
  • Miedo intenso a que se rompa la relación.
  • Asunción del sistema de creencias, valores, gustos, necesidades y modos de vida de la pareja.
  • Necesidad de agradar.
  • Dificultades en las habilidades sociales, poner límites personales, saber decir no a determinadas peticiones que realmente no se quieren aceptar, hacer frente a las críticas no constructivas o juicios de valor recibidos, expresar opiniones y necesidades propias, etc.
  • Baja autoestima.
  • Miedo a sentirse solo.
  • Baja seguridad y confianza en uno/a mismo/a.
Es cierto que también hay formas atípicas que nos pueden indicar un problema de Dependencia Emocional:
  • Presentar estas características dentro de una relación determinada pero tras la ruptura, optar por actitudes opuestas (durante el tiempo que uno/a está sin pareja), como el malestar y rabia hacia aquellas personas por las que puede sentirse atraído/a, por ejemplo si soy una mujer heterosexual, manifestaré una actitud hostil hacia los hombres, me comportaré además de manera soberbia e insistiré en la no necesidad de tener una relación de pareja, es más, defenderé que la mejor opción es no tenerla, me mostraré escéptica al amor saludable y desinteresado.
  • Presentar ambivalencia en cuanto a que yo como persona dependiente, me mostraré como dominante y menospreciando al otro/a, le retendré y querré que esté sólo conmigo, es decir hay una necesidad de posesión.
  Desde la Terapia Psicológica y a través de un tratamiento integrador, se podrá ayudar a la persona con Dependencia, que está sufriendo y viviendo mal tanto sus relaciones como su mundo afectivo, a proteger, cuidar y consolidar los vínculos con los demás, beneficiosos para uno/a mismo/a y para los otros/as, también se trabajará sobre las distintas consecuencias y factores que están manteniendo dicha Dependencia, así se logrará que en un futuro pueda sentirse libre en sus relaciones y atender también sus propias necesidades psico-afectiva-sexuales.