605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

Neurofeedback para la ansiedad

Neurofeedback, Mapeo Cerebral, Electroencefalografía (QEEG)

Neurociencia y Neurofeedback aplicada a problemas de ansiedad

Los diagnósticos de ansiedad habituales diferencian a las personas según los síntomas y las conductas, pero hasta ahora no se podía conocer la actividad de su cerebro.

Niños y adultos con diagnósticos de ansiedad con los mismos síntomas tienen una actividad de funcionamiento diferente, es necesario conocer la actividad del cerebro para entender el funcionamiento que hay debajo de sus conductas.

Gracias a la tecnología  QEEG ( Electroencefalografía) podemos conocer la actividad cerebral de las personas con ansiedad, para hacer un diagnóstico electrofisiológico, y ser más precisos en los tratamientos, además, con Neurofeedback podemos hacer que el niño o el adulto, diagnosticado con cualquier problema de ansiedad, aprenda a cambiar sus patrones cerebrales.

El Neurofeedback junto con el qEEG y el Biofeedback son recomendados por la Asociación Americana de Psicología, la asociación de psicología más importante del mundo.

¿Qué se consigue con Neurofeedback en ansiedad?

QEEG (Electroencefalografía): Obtener un mapeo del cerebro para evaluar su actividad y hacer una evaluación del funcionamiento del cerebro.

Neurofeedback: Conseguir un entrenamiento de Neurofeedback para cambiar la actividad disfuncional y conseguir que el cerebro aprenda nuevos patrones más óptimos.

Biofeedback: Aprender mecanismos de regulación emocional por medio de la información que nos da el ordenador de nuestras variables fisiológicas.

Pasos de tratamiento:

1- Una vez que se pida cita con un profesional de neurociencia, en la primera sesión se realiza la evaluación, que tiene una duración de 1,5 horas, con eso conseguimos un mapa cerebral para hacer un diagnóstico del funcionamiento cerebral.

2- Se entregará un informe sobre el mapeo cerebral y se establecerá un tratamiento de Neurofeedback

3 – Cada 10 sesiones se realiza una evaluación en la zona del cerebro que se trabaja.

4 – Cada 20-30 sesiones se realiza una evaluación completa.

¿ Qué es el Neurofeedback?

Es una técnica que se basa en el condicionamiento operante, en la neurociencia y en la psiscometría.

Consiste unos sensores que se colocan en el cuero cabelludo, que miden la actividad del cerebro y conectado a una pantalla marca un premio cuando la persona consigue los nuevos patrones que queremos adquirir.

De esa forma la persona aprende a adquirir esos nuevos patrones y cambios del funcionamiento cerebral, en base a ir reforzados por el ordenador. Se podría decir que es como un vídeo juego en el que los mandos son el cerebro.

Con Neurofeedback, el cerebro aprende a:

Reducir las ondas y patrones que nos desregulan,

Aumentar las ondas cerebrales que nos regulan y que nos ayudan a mejorar nuestros estados psicológicos.

Es decir, el cerebro aprende a funcionar de una forma mejorada, utilizando los patrones y áreas cerebrales que le van a ayudar en su regulación, produciendo cambios que se mantienen en el tiempo.

Precio: 400 euros 10 sesiones

– 1 hora cada sesión

– Se entrega informe de evaluación

– Se hace otra evaluación en el final del tratamiento para registrar los resultados

 

Teléfono: 605818578

Precio:

  • 400 euros un paquete de 10 sesiones.
  • Se requiere un mínimo de sesiones para conseguir resultados ya que es un entrenamiento
  • Se requiere empezar con 2 sesiones semanales, o 3 semanales, las primeras semanas,  luego se irá espaciando.
  • Duración de las sesiones de 1 hora
  • El número de sesiones es variable, normalmente  son 20 – 40 sesiones.

¿Cómo empezar?

Puedes pedir cita con nuestros especialistas en Neurociencia en el 605818578 y empezar a entrenar:

  • Realizarán una evaluación del funcionamiento cerebral
  • Harán una devolución de información y conocerás el entrenamiento que vas a realizar
  • Se empezará en Neurofeedback y Biofeedback
  • Cada 10 sesiones harán una evaluación de la zona cerebral entrenada para ver los cambios.

¿Qué hace la ansiedad en el cerebro?

Con la tecnología podemos ver el funcionamiento y la actividad cerebral que nos lleva a tener lo que los psicólogos llamamos trastornos de ansiedad,  que se caracterizan principalmente por una preocupación excesiva e incontrolable, y una sobreactivación cerebral (hiperarousal, ondas rápidas beta) caracterizada por emociones intensas y/o estados de alerta y miedo irracional. El trastorno de ansiedad generalizada es uno de los más comunes y presenta una alta comorbilidad con otros trastornos de ansiedad y depresión.

Diferentes hallazgos muestran cómo la ansiedad repercute negativamente en el control de la atención (Berggren et al., 2013), provoca cambios en la actividad del cerebro durante el desarrollo de tareas atencionales (Barker et al.,2018; )  y altera el estado de reposo de las redes neuronales. (Servaas et al., 2014).

La teoría atencional corrobora los efectos que ejerce la ansiedad sobre el control atencional y la exacerbación de los síntomas ansiógenos (Eysenck et al., 2007). Esta teoría predice el desequilibrio entre distintos sistemas atencionales como: los guiados por la consecución de un objetivo, los dirigidos a un estímulo y de los propios de la atención reactiva. Dicho desequilibrio se encuentra en parte, reflejado por una reducida funcionalidad entre dos áreas:

      Córtex prefrontal dorsolateral: que forma parte de la red fronto-parietal o de control ejecutivo dirigida al control atencional empleado en la consecución de una meta

      Cíngulo anterior: integrante de la red cíngulo-opercular encargada de la monitorización de errores.

Durante pruebas de control atencional se observó esta desconexión, dando lugar a una atención ineficiente y un procesamiento de la información dañado.

 

Tratamiento de Neurofeedback para la ansiedad

Varios estudios, recientemente se planteó la reducción de ansiedad mediante el fortalecimiento de la conexión entre las redes neuronales de atención (córtex prefrontal dorsolateral y el cíngulo anterior). Un grupo de personas personas con altos niveles de ansiedad se sometieron a Neurofeedback en un experimento controlado , obteniendo con éxito el fortalecimiento de las conexiones entre las dos redes neuronales y registros de ansiedad más bajos (Morgenroth et al., 2020)

Por otra parte, las personas que presentan menor actividad de onda alfa, registran niveles elevados de ansiedad, y por el contrario, el aumento de las ondas de relajación alfa, correlacionan con menor sintomatología ansiógena.

Personas que presentaban ansiedad elevada, fueron entrenados en el aumento de sus ondas alfas mediante la técnica de Neurofeedback; mostrando mejoras sustanciales en su ansiedad (Hardt & Kamiya, 1978). Un año más tarde con una muestra mayor, replicaron resultados en más de la mitad de los participantes (Watson, Woolley-Hart, & Timmons, 1979). Otro estudio llevado a cabo con pacientes con amplio historial de ansiedad sin respuesta a otras psicoterapias o fármacos. Éstos  mostraron incrementos de alfa en tan solo 6 sesiones con Neurofeedback (Hare et al., 1981), mejorando los resultados con Neurofeedback a los fármacos y a la psicoterapia.

El entrenamiento en aumento de onda theta también reporta beneficios añadidos; los pacientes reportaron índices más bajos de ansiedad subjetiva y objetiva, tras recibir entrenamiento para aumentar tanto alfa como theta (Vanathy, Sharma & Kumar, 1998).

En sujetos que presentaban: insomnio, dificultades para estar en reposo, falta de concentración, pensamientos rumiativos y/u obsesivos; tras 10 sesiones de Neurofeedback entrenando junto a theta y alfa, también beta,  los sujetos entrenados reportaron mejoría subjetiva y objetiva:

–       Mayores niveles de motivación

–       Mejor estado de ánimo

–       Mayor capacidad para estar en reposo.

–       Disminuyeron los pensamientos obsesivos y rumiativos

–       Mejora en el sueño

–       Descenso ansiedad

Estos cambios permanecieron en la evaluación realizada un año después, sin recaídas relacionadas con episodios ansiógenos (Moradi et al., 2011)..

En otro estudio, pacientes de entre 18 a 50 años con trastorno de ansiedad generalizada, resultó  efectivo el entrenamiento con Neurofeedback en:

–       Disminución de síntomas propios de la ansiedad.

–       Mejora funcionamiento social y psicológico la disminución de síntomas y del nivel de funcionamiento social y psicológico (Dadashi et al., 2014).

 

 

Biofeedback en el tratamiento de la ansiedad

Las diferentes modalidades de biofeedback como coherencia cardiaca, son especialmente efectivas para reducir la ansiedad:

–       El caso del trastorno de pánico y agorafobia con biofeedback combinada con psicoterapia, resultó en un cese completo de los ataques de pánico, remisión de la agorafobia y reducción clínica significativa de depresión (Goodwin & Montgomery, 2006).

–       En otro estudio, personas querecibieron entrenamiento con Biofeedback; mejoraron los niveles de ansiedad previos, depresión y somatización. (Dong & Bao, 2005)

Ejemplo de un tratamiento de Neurofeedback con ansiedad :

Esta imagen muestra el cerebro de un paciente muy activado, con mucha onde beta, que le lleva a tener mucha rumación, problemas de insomnio y síntomas de ansiedad, es un cerebro sobre excitado, que no puede autorregularse ni concentrarse.

El tratamiento se basa en que esta persona se aprenda a calmar para que su cerebro se autorregule de una forma funcional, disminuyendo las ondas Beta, que hacen que el cerebro esté muy activado.

¿Medicación, terapia psicológica o Neurofeedback?

El cerebro mueve información eléctrica y química, y los dos ámbitos dependen el uno del otro.

La medicación ayuda a que el cerebro produzca algunos de los componentes químicos que ayudan con el diagnóstico de ansiedad, y pueden ser beneficiosos en muchos casos.

Sin embargo, el objetivo de Neurofeedback es entrenar al cerebro a largo plazo, lo que ayuda a organizar el funcionamiento del cerebro, para conseguir que los circuitos neuronales que no están funcionando de forma óptima puedan funcionar mejor.

La neurociencia ha visto que el cerebro tiene plasticidad, y que la experiencia ayuda organizar las interconexiones de las redes neuronales, si esa experiencia la repetimos mucho, entonces el cerebro se auto-organiza, el Neurofeedback ha demostrado que su entrenamiento es eficaz en esa organización, es la herramienta que ayuda en la regulación.

Neurofeedback es un entrenamiento, no una terapia psicológica al uso.

La terapia psicológica tiene el objetivo de ayudar en otro nivel, que consiste en:

– entender qué nos ha pasado en nuestra vida, qué tiene que ver con nuestros síntomas  y por qué,

– entender el análisis funcional de la conducta para aprender a manejar las situaciones, y ayudar al entorno del paciente si es necesario.

– entender desde la propia experiencia los pensamientos y emociones que hacen que nos sintamos así y aprender a gestionarlos.

– nos dará herramientas para hacer frente a las situaciones y a las decisiones de la vida.

  • En nuestro centro de psicología contamos con :

– psicólogos expertos en terapia para problemas de ansiedad

– psiquiatras

– psicólogos expertos en neurociencia y neurofeedback

Recomendaciones

Las neuroterapias son un entrenamiento, así que para que se llegue a producir cambio y aprendizaje en el cerebro y la terapia sea efectiva es necesario que haya una continuidad.

Los cambios en el cerebro se producen por entrenamiento, repetición de patrones de funcionamiento.

Al principio se requieren dos sesiones semanales o tres, para producir cambios más rápidos y que sean duraderos.

Esta terapia se puede compatibilizar con psicoterpia y/o fármacos, de hecho es lo recomendable.

Es un tratamiento no invasivo y no doloroso,

Evidencia científica

El Neurofeedback junto con el qEEG y el Biofeedback han sido respaldados por diferentes organismos internacionales, como la Asociación Americana de Psicología que es la asociación de psicología más importante del mundo , que los ha respaldado dentro de las prácticas de Neuropsicólogos y Psicólogos con formación en Neurociencias.

La inclusión de las Neuroterapias como el Neurofeedback han sido ipulsadas por organizaciones como la National Collaborating Centre for Mental Health (NCCMH), el NIHSS, Biofeedback Certification International Alliance (BCIA), o la International Society for Neurofeedback and Research (ISNR), The Association for Applied Psychophysiology and Biofeedback (AAPB).

¿Cómo empezar?

Puedes llamar al 605818578 para pedir la primera cita.

El pago puede ser en efectivo, tarjeta o en este botón:

Vídeos explicativos de Neurofeedback: 

 Bibliografía y estudios científicos sobre Neurofeedback y ansiedad

Barker, H., Munro, J., Orlov, N., Morgenroth, E., Moser, J., Eysenck, M. W., & Allen, P. (2018). Worry is associated with inefficient functional activity and connectivity in prefrontal and cingulate cortices during emotional interference. Brain and Behavior, 8(12). 

Berggren, N., & Derakshan, N. (2013). Attentional control deficits in trait anxiety: Why you see them and why you don’t. In Biological Psychology (Vol. 92, Issue 3, pp. 440–446). 

Dadashi, M., Birashak, B., Taremian, F., Asgarnejad, A. A., & Momtazi, S. (2015). Effect of increase in amplitude of occipital alpha & theta brain waves on global functioning level of patients with GAD. Basic and Clinical Neuroscience, 6(1), 14–20.

Dong, W., & Bao, F. (2005). Effects of biofeedback therapy on the intervention of examination-caused anxiety. Chinese Journal of Clinical Rehabilitation, 9(32), 17-19.

Eysenck, M. W., Derakshan, N., Santos, R., & Calvo, M. G. (2007). Anxiety and cognitive performance: Attentional control theory. In Emotion (Vol. 7, Issue 2, pp. 336–353). 

Goodwin, E.A., & D.D., M. (2006). A cognitive-behavioral, biofeedback-assisted relaxation treatment for panic disorder with agoraphobia. Clinical Case Studies, 5(2), 112–125.

Hardt, J. V., & Kamiya, J. (1978). Anxiety change through electroencephalographic alpha feedback seen only in high anxiety subjects. Science, 201(4350), 79–81.

Hare, J. F., Timmons, B. H., Roberts, J. R., & Burman, A. S., (1981). EEG Alpha-biofeedback Training: An experimental technique for the management of anxiety. Journal of Medical Engineering & Technology, 6(1),19-24.

Moradi, A., Pouladi, F., Pishva, N., Rezaei, B., Torshabi, M., & Mehrjerdi, Z. A. (2011). Treatment of anxiety disorder with neurofeedback: Case study. Procedia – Social and Behavioral Sciences, 30, 103–107. 

Morgenroth, E., Saviola, F., Gilleen, J., Allen, B., Lührs, M., W. Eysenck, M., & Allen, P. (2020). Using connectivity-based real-time fMRI neurofeedback to modulate attentional and resting state networks in people with high trait anxiety. NeuroImage: Clinical, 25.

Servaas, M.N., Riese, H., Ormel, J., Aleman, A., (2014). The neural correlates of worry in association with individual differences in neuroticism. Human Brain Mapping, 35(9), 4303–4315. 

Vanathy, S., Sharma, P. S. V. N., & Kumar, K. B. (1998). The efficacy of alpha and theta neurofeedback training in treatment of generalized anxiety disorder. Indian Journal of Clinical Psychology, 25(2), 136–143. 

Watson, B. W., Woolley-Hart, A., & Timmons, B. H. (1979). Biofeedback instruments for the management of anxiety and for relaxation training. Journal of Biomedical Engineering, 1(1), 58–62. 

Ipsia-Psicólogos en los medios