605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

Neurofeedback para el tratamiento de la adicción al alcohol

Neurofeedback, Mapeo Cerebral, Electroencefalografía (QEEG)

Neurociencia y Neurofeedback aplicada al tratamiento de la adicción al alcohol

En los diagnósticos psicológicos habituales se hacían por un registro de conductas y en base a test, pero no teníamos una forma de hacer una evaluacion de marcadores biológicos que explicasen el problema, ahora podemos conocer cómo es la actividad del cerebro que lleva a la adicción al alcohol.

Cada persona que recurre al alcohol lo utiliza para cambiar el funcionamiento de su cerebro, normalmente las personas que lo utilizan lo hacen para evitar momentos de angustia o ansiedad, o ira.

Pero cada persona con adicción al alcohol tiene una actividad de funcionamiento diferente sin alcohol en el cuerpo, y esto es de las variables de las recaídas. Es necesario conocer la actividad del cerebro para entender el funcionamiento que hay debajo de sus conductas de adicción.

Gracias a la tecnología  QEEG ( Electroencefalografía) podemos conocer la actividad cerebral, para hacer un diagnóstico electrofisiológico, y ser más precisos en los tratamientos, además, con Neurofeedback podemos hacer que la persona aprenda a cambiar la actividad de su cerebro que le llevaba a consumir alcohol

Neurodeedback ayuda a cambiar los patrones cerebrales que llevan al consumo

¿Qué se consigue con Neurofeedback en tratamiento de la adicción al alcohol?

QEEG (Electroencefalografía): Obtener un mapeo del cerebro para evaluar su actividad y hacer una evaluación del funcionamiento del cerebro.

Neurofeedback: Conseguir un entrenamiento de Neurofeedback para cambiar la actividad disfuncional y conseguir que el cerebro aprenda nuevos patrones más óptimos.

Biofeedback: Aprender mecanismos de regulación emocional por medio de la información que  nos da el ordenador de nuestras variables fisiológicas.

Pasos de tratamiento:

1- Una vez que se pida cita con un profesional de neurociencia, en la primera sesión se realiza la evaluación, que tiene una duración de 1,5 horas, con eso conseguimos un mapa cerebral para hacer un diagnóstico del funcionamiento cerebral.

2- Se entregará un informe sobre el mapeo cerebral y se establecerá un tratamiento de Neurofeedback

3 – Cada 10 sesiones se realiza una evaluación en la zona del cerebro que se trabaja.

4 – Cada 20-30 sesiones se realiza una evaluación completa.

¿ Qué es el Neurofeedback?

Es una técnica que se basa en el condicionamiento operante, en la neurociencia y en la psiscometría.

Consiste unos sensores que se colocan en el cuero cabelludo, que miden la actividad del cerebro y conectado a una pantalla marca un premio cuando la persona consigue los nuevos patrones que queremos adquirir.

De esa forma la persona aprende a adquirir esos nuevos patrones y cambios del funcionamiento cerebral, en base a ir reforzados por el ordenador. Se podría decir que es como un vídeo juego en el que los mandos son el cerebro.

Con Neurofeedback, el cerebro aprende a:

Reducir las ondas y patrones que nos desregulan, y nos llevan a consumir alcohol

Aumentar las ondas cerebrales que nos regulan y que nos ayudan a mejorar nuestros estados psicológicos, para evitar recaídas en el consumo de alcohol

Es decir, el cerebro aprende a funcionar de una forma mejorada, utilizando los patrones y áreas cerebrales que le van a ayudar en su regulación, produciendo cambios que se mantienen en el tiempo.

Precio: 400 euros 10 sesiones

– 1 hora cada sesión

– Se entrega informe de evaluación

– Se hace otra evaluación en el final del tratamiento para registrar los resultados

 

Llama al 605818578

Precio:

  • 400 euros un paquete de 10 sesiones.
  • Se requiere un mínimo de sesiones para conseguir resultados ya que es un entrenamiento
  • Se requiere empezar con 2 sesiones semanales, o 3 semanales, las primeras semanas,  luego se irá espaciando.
  • Duración de las sesiones de 1 hora
  • El número de sesiones es variable, normalmente para un diagnóstico de adicción son 20 – 40 sesiones.

¿Cómo empezar?

Puedes pedir cita con nuestros especialistas en Neurociencia en el 605818578 y empezar a entrenar:

  • Realizarán una evaluación del funcionamiento cerebral
  • Harán una devolución de información y conocerás el entrenamiento que vas a realizar
  • Se empezará en Neurofeedback y Biofeedback
  • Cada 10 sesiones harán una evaluación de la zona cerebral entrenada para ver los cambios.

El cerebro de personas con adicción al alcohol en estudios científicos

Las señales que podemos ver en el cerebro de personas con adicción al alcohol son  aquellas que producen una activación relacionada con la recompensa del cerebro, llamado núcleo estriado, (es la base neurobiológica del deseo de consumir), esta zona está hiperactivada en personas con adicción al alcohol.

Un entrenamiento en Neurofeedback con jóvenes que presentaban fuerte consumo de alcohol, consiguió que aprendieran a regular la activación de su núcleo estriado, con la activación del lóbulo prefrontal (involucrado en la toma de decisiones y elaboración de juicios). Reduciendo de esta manera el deseo de consumir (Kirsch et al., 2016).

Algunos de los efectos de la exposición crónica al alcohol se reflejan en el incremento anormal de frecuencias beta en el cerebro (actividad excitatoria del Sistema Nervioso Central, que produce rumiación y ansiedad),  y en la incapacidad del organismo de inhibir o reducir dicha actividad (disminución del receptor neuroquímico inhibitorio GABA).

Esta actividad aumentada de beta se relaciona con el uso de benzodiacepinas (fármacos utilizados en el tratamiento de ansiedad que ayudan a reducir la excitación del cerebro), historial familiar de alcoholismo, alteraciones de la percepción y los sentidos, incluso convulsiones (Coutin-Churchman et al., 2006).

Los efectos mencionados, junto con una onda theta aumentada (onda lenta propia de la ensoñación), fueron encontrados no solo en personas con adicción al alcohol, también en sus familiares de 1er grado. Demostrando que pueden transmitirse a sus descendientes. (Ehlers and Schuckit, 1990; Rangaswamy et al., 2003). 

Otras alteraciones asociadas a la disminución de la actividad lenta son según un estudio realizado en 2006:

–       Cronicidad del consumo de alcohol

–       Atrofia cortical (signo de indirecto de daño neuronal)

–       Hipertensión arterial (en menor medida), sugiriendo esto, una correlación con daño cerebral (Coutin-Churchman et al., 2006)

Otra de las variables encontradas en las personas con adicción al alcohol es una ausencia de onde alfa, sobre todo a las persona que beben alcohol habitualmente pero que se les consideraba funcionales, la ausencia de onda alfa nos señala que su cerebro no puede relajarse, y el alcohol produce esa onda alfa que ayuda a relajarse y no pensar.

El aprendizaje que proporciona el entrenamiento con Neurofeedback a personas con problemas con el alcohol sobre las reacciones de su cerebro, y la habilidad que desarrollan para regularlas, les proporciona sensación de control sobre sus síntomas. El objetivo del estudio mencionado a continuación era: determinar si tras el entrenamiento, los participantes eran capaces de regular su activación cerebral (disminuyéndola cuando apareciesen estímulos relacionados con el alcohol o aumentarla con objetivos relacionados con una vida saludable). Y así reducir la necesidad de consumo.

Tras 4 meses de tratamiento, redujeron la actividad de ondas rápidas y mejoraron su capacidad de autorregulación, concluyendo en una reducción de síntomas alcohólicos y prevención de recaída mantenida a los 21 meses de la evaluación  (Saxby & Peniston, 1995).  Mismos resultados de abstinencia fueron obtenidos en 10 sujetos con dependencia al alcohol durante los 4 meses siguientes a la evaluación (Schneider et al. 1993). 

 

El entrenamiento con Neurofeedback ha demostrado ser eficaz para la reducción de la activación cerebral y el deseo de consumo de alcohol.

¿Medicación, terapia psicológica o Neurofeedback?

El cerebro mueve información eléctrica y química, y los dos ámbitos dependen el uno del otro.

La medicación ayuda a que el cerebro produzca algunos de los componentes químicos que ayudan con el diagnóstico de alcoholismo, y pueden ser beneficiosos en muchos casos.

Sin embargo, el objetivo de Neurofeedback es entrenar al cerebro a largo plazo, lo que ayuda a organizar el funcionamiento del cerebro, para conseguir que los circuitos neuronales que no están funcionando de forma óptima puedan funcionar mejor.

La neurociencia ha visto que el cerebro tiene plasticidad, y que la experiencia ayuda organizar las interconexiones de las redes neuronales, si esa experiencia la repetimos mucho, entonces el cerebro se auto-organiza, el Neurofeedback ha demostrado que su entrenamiento es eficaz en esa organización, es la herramienta que ayuda en la regulación.

Neurofeedback es un entrenamiento, no una terapia psicológica al uso.

La terapia psicológica tiene el objetivo de ayudar en otro nivel, que consiste en:

– entender qué nos ha pasado en nuestra vida, qué tiene que ver con nuestros síntomas  y por qué,

– entender el análisis funcional de la conducta para aprender a manejar las situaciones, y ayudar al entorno del paciente si es necesario.

– entender desde la propia experiencia los pensamientos y emociones que hacen que nos sintamos así y aprender a gestionarlos.

– nos dará herramientas para hacer frente a las situaciones y a las decisiones de la vida.

  • En nuestro centro de psicología contamos con :

– psicólogos expertos en terapia para adicciones

– psiquiatras

– psicólogos expertos en neurociencia y neurofeedback

Recomendaciones

Las neuroterapias son un entrenamiento, así que para que se llegue a producir cambio y aprendizaje en el cerebro y la terapia sea efectiva es necesario que haya una continuidad.

Los cambios en el cerebro se producen por entrenamiento, repetición de patrones de funcionamiento.

Al principio se requieren dos sesiones semanales o tres, para producir cambios más rápidos y que sean duraderos.

Esta terapia se puede compatibilizar con psicoterpia y/o fármacos, de hecho es lo recomendable.

Es un tratamiento no invasivo y no doloroso,

Evidencia científica

El Neurofeedback junto con el qEEG y el Biofeedback han sido respaldados por diferentes organismos internacionales, como la Asociación Americana de Psicología que es la asociación de psicología más importante del mundo , que los ha respaldado dentro de las prácticas de Neuropsicólogos y Psicólogos con formación en Neurociencias.

La inclusión de las Neuroterapias como el Neurofeedback han sido ipulsadas por organizaciones como la National Collaborating Centre for Mental Health (NCCMH), el NIHSS, Biofeedback Certification International Alliance (BCIA), o la International Society for Neurofeedback and Research (ISNR), The Association for Applied Psychophysiology and Biofeedback (AAPB).

¿Cómo empezar?

Puedes llamar al 605818578 para pedir la primera cita.

El pago puede ser en efectivo, tarjeta o en este botón:

 Bibliografía y estudios científicos sobre Neurofeedback y la adicción al alcohol

 

Coutin-Churchman, P., Moreno, R., Añez, Y., & Vergara, F. (2006). Clinical correlates of quantitative EEG alterations in alcoholic patients. Clinical Neurophysiology, 117(4), 740–751. https://doi.org/10.1016/j.clinph.2005.12.021

Ehlers, C. L., & Schuckit, M. A. (1990). EEG fast frequency activity in the sons of alcoholics. Biological Psychiatry, 27(6), 631–641. https://doi.org/10.1016/0006-3223(90)90531-6

Kirsch, M., Gruber, I., Ruf, M., Kiefer, F., & Kirsch, P. (2016). Real-time functional magnetic resonance imaging neurofeedback can reduce striatal cue-reactivity to alcohol stimuli. Addiction Biology, 21(4), 982–992. https://doi.org/10.1111/adb.12278

Rangaswamy, M., Porjesz, B., Chorlian, D. B., Choi, K., Jones, K. A., Wang, K., Rohrbaugh, J., O’Connor, S., Kuperman, S., Reich, T., & Begleiter, H. (2003). Theta power in the EEG of alcoholics. Alcoholism: Clinical and Experimental Research, 27(4), 607–615. https://doi.org/10.1097/01.ALC.0000060523.95470.8F

Saxby, E., & Peniston, E. G. (1995). Alpha‐theta brainwave neurofeedback training: An effective treatment for male and female alcoholics with depressive symptoms. Journal of Clinical Psychology, 51(5), 685–693. https://doi.org/10.1002/1097-4679(199509)51:5<685::AID-JCLP2270510514>3.0.CO;2-K

Schneider, F., Elbert, T., Heimann, H., Welker, A., Stetter, F., Mattes, R., Birbaumer, N., & Mann, K. (1993). Self-regulation of slow cortical potentials in psychiatric patients: Alcohol dependency. Biofeedback and Self-Regulation, 18(1), 23–32. https://doi.org/10.1007/BF00999511

Ipsia-Psicólogos en los medios