Consecuencias de las adicciones

centro de adicciones madrid

Estas son las consecuencias de las adicciones

Las consecuencias de las adicciones van a depender de cada uno. Debido a que el efecto que produce la sustancia particular o actividad compulsiva a la que el individuo es adicto, es distinto en cada uno, las consecuencias de estas adicciones varían. No obstante, cuando se llega a etapas avanzadas, el deterioro de la vida afectiva, escolar y social es un común denominador de todos los adictos.

Las consecuencias de las adicciones: casos particulares

Cada una de las adicciones trae consecuencias nefastas a la vida. Aquí mencionaremos algunas, yendo en orden por las más comunes, en cada uno de los casos.

Alcoholismo:

  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Coma etílico.
  • Cirrosis hepática: degradación del hígado.
  • Hemorragia cerebral.
  • Síndrome de Korsakoff: una pérdida grave de la memoria de eventos experimentados.
  • Demencia por alcohol.
  • Violencia y agresión.
  • Cáncer de estómago.
  • Úlcera gástrica.
  • Envejecimiento prematuro.
  • Delirium tremens.
  • Bebés con bajo peso en el embarazo, síndrome de abstinencia y retrasos.
  • Frigidez en mujeres e impotencia sexual en hombres.
  • Polineuritis: Inflamación de los nervios con dolor.
  • Psicosis

Adicción a la marihuana:

  • Disminución de la inmunidad celular, lo que aumenta el riesgo de contraer enfermedades de distintos tipos.
  • Bajo rendimiento laboral y escolar.
  • Afección de aparato reproductor masculino, que se traduce en una disminución de la calidad, el número y la movilidad de los espermatozoides.
  • Consumirla durante el embarazo puede producir que el bebé nazca con la cabeza más pequeña de lo normal o con muy bajo peso.
  • Problemas de concentración y memoria.

Tabaquismo:

  • Cardiopatías.
  • Pérdida del oído.
  • Piel seca.
  • Bebés con problemas de salud.
  • Efisema y reducción de la capacidad pulmonar.
  • Cáncer de pulmón.
  • Envejecimiento prematuro.

Adicción a la cocaína:

  • Complicaciones gastrointestinales, como el náuseas y dolor abdominal.
  • Paranoia y psicosis.
  • Depresión.
  • Accidentes cerebrovasculares con pérdida del conocimiento y acceso a apoplejía.
  • Pérdida del olfato.
  • Tos crónica, congestión pulmonar y dolor de garganta.
  • Dolor de cabeza.
  • Llagas, goteo intenso y hemorragias nasales.
  • Trastornos del sueño y fatiga crónica.
  • Fallas respiratorias.
  • Ataques al corazón y al cerebro.
  • Dolor en el pecho.
  • Alteraciones del ritmo cardiaco.
  • En los casos en que se consume por administración intravenosa, existe mayor probabilidad de contraer VIH.
  • Disminución del apetito, al punto de la desnutrición en muchos casos.
  • Gangrena intestina grave.
  • Envenenamiento por cocaína.
  • Ideación suicida y, en los casos más extremos, suicidio.
  • Interrupción de la respiración, que en la mayoría de los casos, produce la muerte.

Las drogas suelen ser causantes de enfermedades físicas y mentales graves. Una administración descontrolada causa, en último caso, la muerte. En caso de que te consideres adicto a alguna de estas sustancias, una de las medidas preventivas es visitar un centro de adicciones en Madrid. En Ipsia, prestamos apoyo para ayudarte a salir del problema.

Deja un comentario

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *