605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

¿Qué es la tanatofobia o miedo a la muerte?

La tanatofobia es una variante de ansiedad que se caracteriza por el miedo a la propia muerte o al proceso de morir.

A nivel coloquial, se le conoce como “miedo a morir”. No debemos confundir la tanatofobia con la necrofobia, que es un pánico general a las cosas muertas, o a objetos ligados con la muerte.

Se trata de un miedo irracional y persistente a morir, y se puede extender a aspectos relacionados con la muerte, como ataúdes, cementerios, hospitales, etc.

Aunque es un miedo natural y extendido en la población, para muchas personas este miedo es una fuente de sufrimiento.

Si este miedo a la muerte te bloquea, si a tu mente acuden pensamientos sobre la muerte que se convierten en obsesivos, es probable que padezcas tanatofobia.

El equipo de Ipsia Psicología cuenta con expertos profesionales en el tema que te ayudarán en lo que necesites.

Síntomas de la tanatofobia o miedo a la muerte

Los médicos profesionales no clasifican la tanatofobia como una condición diferente, pero se puede catalogar como una fobia concreta.

El miedo a la muerte se considera una fobia si el miedo aparece casi cada vez que una persona piensa en morir, si continúa durante más de seis meses o si interfiere en la vida cotidiana o las relaciones personales.

Los síntomas pueden ser:

  • Ansiedad.
  • Obsesión sobre la propia muerte.
  • Conductas de evitación ante estímulos relacionados con la muerte.
  • Estado de ánimo depresivo.
  • Angustia.
  • Ataques de pánico.
  • Dificultad para dormir.

Los síntomas pueden aparecer o ir desapareciendo a lo largo de la vida de una persona. Alguien con una ansiedad leve por la muerte puede experimentar una mayor ansiedad cuando piensa en su muerte o en la muerte de un familiar o amigo, como cuando él o un miembro de su familia está gravemente enfermo.

Si la ansiedad por la muerte está relacionada con otra ansiedad o tema depresivo, se pueden experimentar síntomas concretos relacionados con las condiciones latentes.

Causas que originan la tanatofobia o miedo a la muerte

Detallamos los siguientes:

Experiencias personales traumáticas: Muchas de las personas que tienen miedo a la muerte, han vivido experiencias traumáticas relacionadas con ella, ya sea ellos mismos o su entorno más cercano.

Duelos sin resolver: Los duelos pueden ser el principio del miedo a la muerte. Muchas personas que no gestionan de manera correcta el duelo, pueden asociar el sufrimiento del duelo a la muerte.

Miedo aprendido: En ocasiones, el miedo a la muerte es aprendido a través de la contemplación de este miedo en personas de nuestro entorno y que son referentes e imprescindibles en nuestra vida.

Tabúes sociales: En nuestra sociedad, la muerte ha pasado de ser una etapa normal de la vida a ser algo tabú, prohibido, y que se debe esconder creando unas falsas creencias sobre ella.

Miedos al final de la vida

Al final de nuestra vida aparecen una serie de miedos que elevan el que de por sí podemos palpar:

Miedo al proceso de agonía. El hecho de pensar que se va a sentir dolor tanto físico como psicológico, puede ser causa de agonía para muchas personas.

Miedo a perder el control. Cuando llegan nuestros últimos momentos, son los demás los que en ocasiones han de tomar las decisiones por nosotros.

Miedo a lo que le ocurrirá a los nuestros tras nuestra muerte. El estado de nuestra familia nos crea gran preocupación. Se preguntan si seguirán bien, si sufrirán o si seguirá todo en orden.

Miedo al miedo de los demás. Cuando notamos el miedo en los demás, nuestra sensación de miedo puede elevarse.

Miedo a lo desconocido. ¿Qué es lo que hay detrás de la muerte, qué se siente antes de partir?

Y también miedo a que la vida no haya tenido ningún sentido.

Ocultar la muerte

Una sociedad que oculta la muerte, es una sociedad que no la acepta en su concepto. De esta manera, es poco probable que se promueva una relación sana con este paso tan importante que todos vamos a dar.

Por regla general, tendemos a ocultar nuestra propia muerte. Escuchar que un día moriremos nos estristece, y puede causarnos una gran ansiedad y malestar.

Consecuencias de la tanatofobia o miedo a la muerte

Este miedo a la muerte puede ser muy limitante para todas las personas para las que se ha convertido en una obsesión.

La ansiedad que sienten y los sentimientos de depresión empañan su día a día, impidiéndoles en los casos más extremos salir de casa para no tener que enfrentarse a la posibilidad de morir.

Tratamiento para el miedo a la muerte

En Ipsia Psicología y para tratar la tanatofobia, la encuadramos en la terapia cognitivo-conductual en la que se aplican técnicas como:

  • Reestructuración de pensamientos, ligados al miedo a la muerte.
  • Técnicas de relajación.
  • Exposición gradual para controlar la ansiedad que generan los estímulos tanatofóbicos.

Si te encuentras en una situación similar y el miedo a la muerte se ha convertido en una obsesión para ti, ponte en contacto con Ipsia Psicología, donde estudiaremos tu caso y diseñaremos la terapia más adecuada para ti.

Tanatofobia en nuestro día a día

La gente con tanatofobia suele tener pensamientos persistentes sobre el fin de su propia existencia.

Se deben controlar los síntomas de ansiedad. A nivel fisiológico, se trata de controlar aquellos que aparezcan relacionados con el concepto de la muerte.

A nivel cognitivo, se trabajan los pensamientos relacionados con la muerte. Y se aplican técnicas de relajación como la relajación progresiva o la respiración.

Se deben rebajar las conductas de evitación. Se lleva a cabo tanto en imaginación como en vivo.

Debemos reducir el nivel de malestar emocional ligado con la vivencia de la muerte y el proceso de morir. La reestructuración cognitiva en este punto resulta imprescindible para trabajar el miedo a la muerte.

Conclusiones sobre la tanatofobia o miedo a la muerte

La tanatofobia se define como un miedo global a la muerte, existen diferentes tipos y causas de esta ansiedad, y la forma en que una persona lo afronta puede cambiar.

Las fobias suelen ser desencadenadas por un evento concreto en el pasado, aunque uno no siempre recuerde qué pudo ser. Los desencadenantes particulares para la tanatofobia podrían incluir un suceso traumático temprano relacionado con la muerte o la muerte de un ser querido.

Una persona con una enfermedad terminal puede sufrir tanatofobia porque está ansiosa por morir, aunque la mala salud no es condición necesaria para que alguien experimente esta ansiedad. Sin embargo, sí que se relaciona con la angustia psicológica.

Los profesionales sanitarios relacionan la ansiedad en torno a la muerte con una variedad de afecciones de salud mental, que incluyen trastornos depresivos, de ansiedad y trastorno de estrés postraumático.

Hay diversas maneras por las que una persona puede superar su miedo a la muerte, y un profesional de la salud mental ofrecerá orientación y tranquilidad necesaria durante este proceso.

Sabemos que la muerte es un proceso más de la vida, pero no impide que deje de imponer respeto o miedo. Pero si este miedo es tan fuerte en nosotros que nos impide vivir el día a día con normalidad, lo más adecuado será buscar ayuda de un profesional.

Una buena ayuda nos proporcionará las herramientas necesarias para que el miedo deje de ser tan incapacitante. De esta forma, volveremos a disfrutar de nuestras actividades y planificar la vida como siempre habíamos hecho.

Lo realmente importante no es morir, sino vivir de forma plena y apreciar cada pequeño detalle que nos ofrece la vida.