Trastorno por consumo de alcohol

Alcohol

¿A qué llamamos trastorno por consumo de alcohol?

Las adicciones a sustancias tóxicas, como el consumo de alcohol, son enfermedades crónicas que afectan al cerebro y a la conducta, caracterizadas por la dependencia a una o varias drogas nocivas para el organismo, en este caso al alcohol.

Para la gran mayoría de los adultos, el consumo moderado de alcohol lo más probable es que no sea muy peligroso. En cambio, cerca de 18 millones de adultos en Estados Unidos tienen trastorno por el consumo de alcohol. Sus hábitos de consumo causan angustia y daños. Este trastorno puede ser leve o severo, dependiendo de los síntomas. En determinadas ocasiones, el tipo severo es llamado alcoholismo o dependencia del alcohol.

El trastorno por consumo de alcohol es una enfermedad que origina:

-Ansia: Una gran necesidad de beber

-Pérdida de control: Incapacidad para dejar de beber una vez que se ha empezado.

-Estado emocional negativo: Sentirse ansioso e irritable cuando no se está bebiendo.

Existen dos tipos de alcoholismo:

-Tipo I: se da en adultos y se caracteriza por tener etapas con grandes ingestas puntuales con intervalos de abstemia, pero estos intervalos son cada vez más pequeños, y pueden comportar una gran dependencia y el desarrollo de enfermedad hepáticas.

-Tipo II: se da en adolescentes y está relacionado muchas veces con un historial violento. El aumento del consumo de alcohol no es progresivo.

¿Qué son los atracones de alcohol?

Un atracón de alcohol consiste en beber tanto de una vez que el nivel de concentración de alcohol en la sangre es de 0.08% o incluso de más. Para un hombre, generalmente ocurre después de tomar 5 o más bebidas en unas pocas horas, pero para una mujer es después de unas 4 o más bebidas en pocas horas. No todos los que se dan atracones tienen trastorno por consumo de alcohol, pero tienen un mayor riesgo de presentarlo.

¿Cuáles son los peligros de abusar del alcohol?

Beber mucho alcohol es peligroso. Tomar en exceso puede aumentar el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer. Puede conducir a enfermedades del hígado, como hígado graso y cirrosis. También puede originar daño al cerebro y otros órganos. Beber durante el embarazo puede dañar a su bebé. El alcohol también eleva el riesgo de muerte por accidentes automovilísticos, lesiones, homicidios y suicidios.

¿Cómo saber si tengo un trastorno por consumo de alcohol?

Puedes tener un trastorno por consumo de alcohol si contestas afirmativamente a dos o más de las siguientes preguntas.

En el último año:

¿Has terminado bebiendo más o por más tiempo más de lo que había planeado?

¿Has querido reducir o dejar de beber, o trató de hacerlo y no pudo?

¿Ha transcurrido mucho tiempo bebiendo, o recuperándose de beber mucho?

¿Has tenido una fuerte necesidad de beber?

¿Has encontrado que beber, o sentirse mal por beber, a menudo interfirió con su vida familiar, trabajo o escuela?

¿Has seguido bebiendo a pesar de que estaba causándole problemas con su familia o amigos?

¿Has disminuido actividades que disfrutaba para beber?

¿Te has expuesto en situaciones peligrosas mientras bebía o después de beber? Algunos ejemplos son conducir borracho y tener relaciones sexuales de alto riesgo

¿Has continuado bebiendo, aunque le hiciera sentir deprimido o ansioso? ¿O cuando agravaba otro problema de salud?

¿Has bebido más y más para sentir los efectos del alcohol?

¿Has tenido síntomas de abstinencia cuando se le estaba pasando el efecto del alcohol? Los síntomas incluyen problemas para dormir, temblores, irritabilidad, ansiedad, depresión, inquietud, náuseas y sudores. En casos severos, usted podría tener fiebre, convulsiones o alucinaciones

Si tiene alguno de estos síntomas, su consumo de alcohol ya puede ser motivo de preocupación. Cuantos más síntomas tenga, más grave es el problema.

Síntomas

Los síntomas de la adicción al alcohol son la ansiedad por consumirlo, pérdida del control, incapacidad para parar de beber, dependencia física, que provoca el síndrome de abstinencia cuando se deja de tomarlo, y la tolerancia (necesidad de beber cada vez mayores cantidades de alcohol).

Aparte de esto, el consumo excesivo de esta droga conlleva graves problemas de salud, tanto mentales (depresión, psicosis) como físicos (daños en hígado, cerebro), e incluso la muerte.

Causas

A día de hoy, no existe una causa común, sino que existen varios factores importantes en el desarrollo de esta enfermedad. Como ejemplo, una persona con un padre o una madre alcohólico tiene más probabilidad de adquirirlo.

Otra causa está relacionada con factores psicológicos, es decir, conflicto en relaciones interpersonales, necesidad de aliviar la ansiedad, depresión, aceptación social del consumo de alcohol o baja autoestima.

¿Cómo podemos prevenir el alcoholismo?

La prevención de esta enfermedad debe comenzar desde la adolescencia, evitando que el adolescente beba alcohol antes de los 18 años. Para ello, es importante la actitud de la familia, no sólo prohibiéndoles, sino también no consumir alcohol con frecuencia delante de ellos ni hablar de cuánto bebían de jóvenes, ya que así el joven puede ver el consumo de alcohol como algo normal y deseable cuando se está con amigos.

También es muy importante informar al adolescente de las consecuencias que tiene el alcohol y mejorar sus habilidades sociales y su autoestima.

Tratamiento del alcoholismo

Dado que el alcoholismo tiene diversas causas, el tratamiento debe realizarse desde un enfoque multidisciplinar. El primer paso es que el paciente reconozca y acepte la adicción. Para tratar el síndrome de abstinencia, puede ser necesario el ingreso hospitalario. Esta fase se llama desintoxicación, y la última fase es la deshabilitación, que tiene como finalidad que el paciente no beba nunca más.

El tratamiento es multidisciplinar, incluye terapia psicológica, tanto en grupo como individual, psicoterapia familiar o de pareja, prevención de recaídas, administración de fármacos, grupos de autoayuda, servicios sociales, atención especializada, entre otros.

¿Qué debo hacer si creo que podría tener un trastorno por consumo de alcohol?

Si cree que puede tener un trastorno por consumo de alcohol, consulte a su profesional de la salud para una evaluación. Le puede ayudar a hacer un plan de tratamiento, recetar medicamentos y, si es necesario, darle referencias de tratamiento.