Acrofobia, o miedo a las alturas

Acrofobia

¿Qué es la Acrofobia?

El miedo a las alturas o vértigo es algo que está en el día a día de miles de personas. Muchos de ellos no saben cómo poder controlar este pánico.

La acrofobia es un temor irracional e intenso a las alturas, incluso cuando no se corre un peligro inminente. Las personas que sufren este miedo a las alturas presentan una gran ansiedad cuando tienen que enfrentar situaciones, como acercarse al borde de un precipicio o estar en un elevado mirador.

Es un término que viene del griego akra (altura), y fobia (miedo). Por lo que sienten un miedo irracional y exagerado a las alturas o a llegar a caerse. Se trata de un malestar psicológico o un tipo de impedimento para realizar actividades de la vida normal.

En consecuencia, el acrofóbico sufre una alta activación fisiológica ante estas situaciones. Cuando la persona no puede evitar las alturas, sufre un ataque de nerviosismo y desarrolla una serie de conductas que le hacen pasarlo seriamente mal.

En Ipsia Psicología, contamos con psicólogos profesionales que te ayudarán a superar el miedo a las alturas.

Causas del miedo a las alturas

Diversos estudios recientes asocian la acrofobia con el oído interno y el sentido del equilibrio. Nuestro sentido del equilibrio compone sensaciones propioceptivas y vestibulares con señales visuales. El miedo no sólo se activa cuando estamos a cierta altura, también nuestra posición en esa altura tiene mucho que ver. No tenemos las mismas sensaciones ante un abismo estando de pie, que sentados o estirados.

Asimismo, se puede desarrollar acrofobia tras una experiencia negativa relacionada con las alturas, aunque ocurre en pocos casos. A veces, incluso son los padres los que pueden trasmitir el miedo al niño.

Es habitual que la mayoría de fobias tengan un origen multicausal, pudiendo ser de supervivencia, traumática, discapacidad visual o falta de equilibrio. Existen diversos factores que pueden crear diversos grados de vulnerabilidad para sufrir ansiedad, no todas las personas tenemos el mismo grado de predisposición.

¿Cómo podemos superarlo?

La acrofobia es una fobia totalmente superable. Será un proceso más o menos rápido en función de los recursos psicológicos de la persona, la cronicidad del problema o de si hay o no otros trastornos simultáneos. Las técnicas más usadas en el tratamiento son:

-Desensibilización sistemática: consiste en hacer una graduación de situaciones de menos a más atemorizantes para la persona y enfrentarlas progresivamente. Supone afrontar las situaciones complicadas, comenzando con visualizaciones, y después, se pasa a situaciones reales, en vivo. Solamente se pasa a la etapa siguiente cuando se ha superado en un estado de tranquilidad el paso actual. La realidad virtual está ofreciendo muchas posibilidades en este terreno.

-Técnicas paradójicas: consiste imaginar la peor de las situaciones en un entorno seguro para después ampliarlo a situaciones reales. Es importante llevarla a cabo bajo prescripción terapéutica.

-Técnicas cognitivas: reestructurar las creencias relativas al miedo para modificar la respuesta emocional.

-Terapia implosiva: implica exponer a la persona en la situación temida impidiéndole escapar. Si la persona no está preparada puede llegar a ser incluso traumático, por lo que es una de las técnicas menos recomendables.

-Hipnosis

-Técnicas de relajación

Por el contrario, existen algunos remedios, que, en lugar de descartar el miedo a las alturas, hacen que este aumente. Como evitar situaciones temidas o intentar estar tranquilos, lo que paradójicamente nos pone más nerviosos y debemos pedir ayuda a otras personas, ya que da la sensación de incapacidad y aumenta más su propia inseguridad.

¿Cuál es el tratamiento?

La acrofobia puede convertirse en un grave problema en la vida de algunas personas, sobre todo si constantemente tienen que exponerse a situaciones de miedo, como vivir en un lugar elevado. Cuando esto ocurre, es necesario acudir con un especialista para recibir tratamiento.

Hay distintas formas de curar la acrofobia y los métodos que se utilicen pueden variar de acuerdo a la gravedad de la fobia. En los casos más graves es posible que se usen fármacos, pero en la mayoría de situaciones no es necesario.

Los tratamientos más comunes se enfocan en la psicoterapia cognitivo-conductual, orientada a hacer que la persona interiorice que su miedo no es real, sino irracional. Además, suelen estar acompañados por la enseñanza de técnicas de relajación.

Síntomas de acrofobia

  • Tensión muscular
  • Dolor en el pecho o dificultad para respirar.
  • Mareos y nauseas.
  • Taquicardia, palpitaciones.
  • Sequedad de boca.
  • Agitación interna.
  • Reducción de la presión arterial.
  • Miedo a caer o a saltar uno mismo.
  • Sensación de pérdida de control.
  • Impulso de huida.
  • Preocupación.
  • Miedo social (vergüenza de que los demás perciban el problema o miedo a ser juzgado negativamente).
  • La sensación de falta de control de la situación y la frustración que acarrea puede terminar afectando la autoestima de la persona, sobre todo si debe exponerse a menudo a las situaciones temidas.
  • En niños puede manifestarse con rabietas, llanto incontrolado o quedándose paralizados.
  • Pensamientos irracionales relacionados con caer o morir.
  • Pánico.
  • Sentimiento de ansiedad.

-Síntomas Conductuales

Intentemos evitar actividades relacionadas con la altura como caminar por puentes, subir escaleras o mirar a través de un balcón.

  • Pérdida del control de las acciones.

Conclusiones

La fobia a las alturas es un problema mucho más común de lo que se cree, casi un 5% de la población puede llegar a sufrirlo.

Para las personas que lo padecen puede llegar a ser difícil realizar actividades tan simples como subir a una azotea, lo que afecta negativamente a su calidad de vida.

Si la persona que la padece tiene la voluntad de superarla, puede hacerlo con la ayuda de los distintos tratamientos disponibles. Así, será capaz de vivir una vida normal y libre de miedo a las alturas.

Es importante saber cómo se refuerza el miedo, para así poder darle la vuelta y dejar de hacer todo aquello que haga aumentar el problema.

La acrofobia es una fobia que tiene solución.