Hipocondría

Hipocondria

¿Qué es la hipocondria?

La hipocondría es un trastorno de ansiedad. Los hipocondríacos están tan preocupados por su salud que se observan continuamente e interpretan cualquier señal o modificación en el cuerpo confirmándoles una enfermedad grave. Están siempre preocupadas y convencidas de que están enfermas.

Si vives obsesionado con la probabilidad de caer enfermo, y la menor molestia te parece el síntoma de una grave enfermedad, puede que seas hipocondríaco.

Cada vez estamos más concienciados sobre la importancia de adoptar sanos hábitos desde la infancia, para que el sedentarismo, una dieta inadecuada, o el abuso de sustancias tóxicas no nos pasen factura. No se trata de vivir más tiempo, sino de tener buena calidad de vida, y llegar a la tercera edad en las mejores condiciones físicas y psíquicas posibles.

Pero una cosa es que te cuides y consultes al médico cuando hay razones para ello, y otra vivir obsesionado con la posibilidad de enfermar. Pensamientos que, en este período de pandemia por COVID-19 se acentúa en muchas personas.

En Ipsia Psicología contamos con psicólogos expertos en hipocondria, que te ayudarán en lo que necesites.

¿Qué provoca la hipocondria?

Las personas que presentan hipocondría, por regla general, pertenecen a familias que presentan una preocupación excesiva por la salud y las enfermedades, por lo que toda enfermedad se vive desde la angustia en un entorno familiar.

Es bastante común que, en estos trastornos, se den las quejas múltiples por lo que caemos en un ciclo infinito si se trata de realizar un abordaje médico clásico. La explicación psicológica a este comportamiento es que se produce una recurrencia por efecto de trampa de reforzamiento negativo. La ansiedad desaparece tras la consulta médica, de modo que la persona afectada termina aprendiendo más que insistiendo, e incluso dramatizando, es consciente de conseguir la información tranquilizadora.

El estrés psicosocial, la muerte de alguna persona cercana, y las enfermedades graves padecidas en la infancia, son indicadores importantes que precipitan la aparición del trastorno.

¿Como tratar psicológicamente a un hipocondríaco?

Es vital una evaluación psicológica profesional especializado, puesto que hay que explicar al paciente qué le ocurre, romper los ciclos de reforzamiento que pueda obtener de la información tranquilizadora y motivarle para que entienda el por qué.

Lo fundamental es mostrar al paciente que, estar enfermo puede ser una forma de expresar el sufrimiento más aceptable que la confrontación directa, Baur, 1989, por lo que se hace necesario un entrenamiento en gestionar emociones, en formas alternativas de encarar la ansiedad e incluso en habilidades sociales.

Aproximadamente, un 50% de los hipocondriacos que solicitan el tratamiento alcanzan una mejoría importante.

Cuanto más pronto se comience la terapia psicológica mejores resultados se obtienen.

La probabilidad de mejora es más alta en las personas en las que la hipocondría les hace sentir ansiosos o depresivos.

La hipocondría que se da con una rápida sucesión de síntomas transitorios, tiene más posibilidades que aquellos que la muestran de forma crónica, Pilowsky 1968.

El pronóstico es especialmente negativo cuando coexiste con un trastorno de la personalidad.

El suicidio no suele ser habitual, a no ser que la hipocondría sea comórbida con el diagnóstico de depresión grave.

¿Cómo se puede curar un hipocondriaco?

La hipocondría se cura, pero debemos recurrir a la ayuda psicológica profesional, realizando terapia cognitiva, que ponga en contacto al paciente con los síntomas que percibe.

La terapia cognitiva ha demostrado ser muy eficaz en pacientes con lo que algunos llaman “ansiedad por la salud”, según un estudio realizado en Reino Unido por expertos de varias universidades.

La terapia cognitiva influye sobre nuestras reflexiones para conseguir que sean racionales y adecuadas, en situaciones en las que no actuamos bien.

Necesitamos la relajación, para eliminar síntomas de la ansiedad y proporcionar situaciones agradables; reestructuración cognitiva, para validar los pensamientos positivos y eliminar los síntomas débiles de la posible enfermedad; visualización de los pensamientos, negatividad sobre enfermedad y muerte y mejorar la asertividad.

En casos extremos, esta terapia no es suficiente y se recurre a la ayuda de la farmacología. Los síntomas hipocondríacos mantenidos interfieren en su vida normal, le producen mucho sufrimiento, y pueden desembocar en ansiedad o depresión que de por sí requieran un tratamiento.

¿Qué hacer para no ser hipocondriaco?

Te damos varios consejos:

Cambiar el foco de atención

Aprender técnicas de relajación

Dejar de hablar sobre enfermedades, buscar información real.

Contrastar tus preocupaciones con la evidencia científica

Al buscar información sobre un síntoma determinado vas a encontrar resultados que pueden alarmarte.

Existen síntomas que pueden ser habituales a diferentes dolencias. Solo un experto puede darte una respuesta personalizada.

Debemos identificar cómo gran parte de las preocupaciones son totalmente improductivas al estar relacionadas con pensamientos que giran en torno a un tema que te desborda. Al identificar aquello que te hace sufrir, puedes tener un mayor autocontrol para superarlo.

La enfermedad forma parte de la vida. Pero muchos casos, los síntomas de una dolencia son leves y totalmente curables. Y en el caso de una persona hipocondríaca, incluso puede llegar a sentir que no se encuentra bien a pesar de que objetivamente su salud es perfecta.

Si esta circunstancia te hace sufrir es porque dedicas gran parte de tu tiempo a hablar sobre los síntomas, el dolor corporal, la medicina, las enfermedades, los tratamientos y las terapias.

Piensa en las veces que has ido al médico creyendo que te ocurría algo grave y saliste de la consulta con la noticia de tener una salud de hierro. Por tanto, a través de tu propia experiencia, puedes confrontar tus miedos para darte cuenta de que esta preocupación no te ayuda a ser feliz.

Ten cuidado con no alimentar tus propios temores en la compañía de personas que también suelen exagerar sus preocupaciones de salud. Para saber cómo dejar de ser hipocondríaco, es importante tener una actitud de aprendizaje.

¿Cómo es la vida de un hipocondriaco?

El hipocondriaco no sólo mantiene su cuerpo en observación y remite cualquier cambio a causas negativas, sino que no se deja convencer de lo contrario. En un primer momento el paciente se suele sentir aliviado de acudir al médico, pero poco después resurgen las dudas.

El prototipo del hipocondriaco tiene una hipótesis muy clara, quien tiene este padecimiento suele estar convencido de qué enfermedad está sufriendo.

Los hipocondriacos no sólo buscan alivio en la consulta médica. También leen, casi todos los que sufren este síndrome vuelcan sus búsquedas a Internet.

Algunas personas incluso prefieren no acudir al médico por miedo a que realmente les detecte algo.

Lo que no se ha logrado responder es por qué se desarrolla este síndrome.

Las terapias cognitivo-conductuales han demostrado ser una buena herramienta. Estas terapias ofrecen ejercicios para que los pacientes enfrenten sus miedos, vean en su propio cuerpo cuánta energía ponen en concentrarse en esos temores.

Mediante las terapias, los afectados tienen buenas posibilidades de ganar control sobre la problemática. La mayoría de ellos logra aplacar el temor a estar enfermo.

¿Cómo eliminar la ansiedad generalizada para siempre?

Te damos una serie de pautas

Dormir lo suficiente

Comer alimentos saludables

Mantener un horario diario regular

Salir de la casa todos los días

Hacer ejercicio todos los días

Mantenerse alejado del alcohol y las drogas

Hablar con familiares o amigos cuando se sienta nervioso o asustado

Tomar medicamentos

Recetado por su médico, un antidepresivo, que puede ayudar con la ansiedad y la depresión. Este tipo de medicamento puede tardar semanas o meses para empezar a hacer efecto.

Una benzodiazepina, que actúa más rápido que un antidepresivo para controlar la ansiedad. Pero las benzodiazepinas pueden perder eficacia y crear hábito con el tiempo.

No cambiar la dosis ni dejar de tomar el medicamento sin consultar con su médico.

Tomar los medicamentos a horas fijas. Tómelo todos los días con el desayuno.

Conclusiones sobre la hipocondria

La psicoterapia le ayudará a aprender formas de manejar y reducir su ansiedad. Le ayudará a:

Entender y tomar el control de las visiones distorsionadas sobre los factores estresantes, como los comportamientos de otras personas o sucesos de la vida.

Reconocer y reemplazar pensamientos que causan pánico para ayudarlo a sentirse más en control.

Manejar el estrés y relajarse cuando se presenten los síntomas.

Evitar pensar que problemas menores se convertirán en problemas terribles.