605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

Neurofeedback para el tratamiento del Trastorno de Estrés Postraumático

Neurofeedback, Mapeo Cerebral, Electroencefalografía (QEEG)

Neurociencia y Neurofeedback aplicada al Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT)

 

Muchas personas han probado diferentes terapias verbales y no les ha funcionado, siguen con un estado de activación permanente, rumiación y cambios en las emociones desde alguna situación concreta o varias situaciones que han sucedido en el pasado. En el TEPT no se producen cambios con una terapia verbal sino enseñamos al cerebro a cambiar sus patrones,  

Ahora se puede conocer la actividad del cerebro, y podemos ver que niños y adultos con diagnóstico de Trastorno de Estrés Postraumático tienen una actividad cerebral diferente, se ha comprobado que conocer y cambiar esa actividad cerebral de activación y miedo que surge en el Trastorno de Estrés Postraumático es necesario  para entender el funcionamiento que hay debajo de sus conductas.

Gracias a la tecnología  QEEG ( Electroencefalografía) podemos conocer la actividad cerebral, para hacer un diagnóstico electrofisiológico,  que es el único indicador neuronal que tenemos , y así ser más precisos en los tratamientos, además, y con Neurofeedback podemos hacer que el la persona diagnosticada de TEPT, aprenda a cambiar sus patrones cerebrales.

Neurofeedback es un entrenamiento cerebral para cambiar la actividad del cerebro.

¿Qué se consigue con Neurofeedback en TEPT?

 

QEEG (Electroencefalografía): Obtener un mapeo del cerebro para evaluar su actividad y hacer una evaluación del funcionamiento del cerebro.

Neurofeedback: Conseguir un entrenamiento de Neurofeedback para cambiar la actividad disfuncional y conseguir que el cerebro aprenda nuevos patrones más óptimos.

Biofeedback: Aprender mecanismos de regulación emocional por medio de la información que  nos da el ordenador de nuestras variables fisiológicas.

 

Pasos de tratamiento:

1- Una vez que se pida cita con un profesional de neurociencia, en la primera sesión se realiza la evaluación, que tiene una duración de 1,5 horas, con eso conseguimos un mapa cerebral para hacer un diagnóstico del funcionamiento cerebral.

2- Se entregará un informe sobre el mapeo cerebral y se establecerá un tratamiento de Neurofeedback

3 – Cada 10 sesiones se realiza una evaluación en la zona del cerebro que se trabaja.

4 – Cada 20-30 sesiones se realiza una evaluación completa.

 

¿ Qué es el Neurofeedback?

Es una técnica que se basa en el condicionamiento operante, en la neurociencia y en la psiscometría.

Consiste unos sensores que se colocan en el cuero cabelludo, que miden la actividad del cerebro y conectado a una pantalla marca un premio cuando la persona consigue los nuevos patrones que queremos adquirir.

De esa forma la persona aprende a adquirir esos nuevos patrones y cambios del funcionamiento cerebral, en base a ir reforzados por el ordenador. Se podría decir que es como un vídeo juego en el que los mandos son el cerebro.

Con Neurofeedback, el cerebro aprende a:

Reducir las ondas y patrones que nos desregulan,

Aumentar las ondas cerebrales que nos regulan y que nos ayudan a mejorar nuestros estados psicológicos.

Es decir, el cerebro aprende a funcionar de una forma mejorada, utilizando los patrones y áreas cerebrales que le van a ayudar en su regulación, produciendo cambios que se mantienen en el tiempo.

 

Precio: 400 euros 10 sesiones

– 1 hora cada sesión

– Se entrega informe de evaluación

– Se hace otra evaluación en el final del tratamiento para registrar los resultados

Precio:

  • 400 euros un paquete de 10 sesiones.
  • Se requiere un mínimo de sesiones para conseguir resultados ya que es un entrenamiento
  • Se requiere empezar con 2 sesiones semanales, o 3 semanales, las primeras semanas,  luego se irá espaciando.
  • Duración de las sesiones de 1 hora
  • El número de sesiones es variable, normalmente para un diagnóstico de Trastorno de Estrés Postraumático son 30 – 40 sesiones.

¿Cómo empezar?

Puedes pedir cita con nuestros especialistas en Neurociencia en el 605818578 y empezar a entrenar:

  • Realizarán una evaluación del funcionamiento cerebral
  • Harán una devolución de información y conocerás el entrenamiento que vas a realizar
  • Se empezará en Neurofeedback y Biofeedback
  • Cada 10 sesiones harán una evaluación de la zona cerebral entrenada para ver los cambios.

Neurofeedback 

Expertos en Trastorno de Estrés Postrumático

¿Qué es el Trastorno de Estrés Postraumático?

El trastorno de Estrés Postraumático se encuentra dentro de las condiciones psiquiátricas más perjudiciales y comunes, con una prevalencia de sufrirlo a lo largo de la vida de entre 8 a 10%. Tiene lugar tras haber vivido un acontecimiento caracterizado por muerte o amenaza la integridad física propia o de los demás, y se ha vivido con gran temor, desesperanza u horror.

Según DSM IV, se caracteriza por:

  • síntomas de reexperimentación del suceso traumático en forma de imágenes o pensamientos intrusivos que provocan gran malestar
  • sueños relacionados
  • sensación de revivir el suceso
  • evitación de situaciones y pensamientos relacionados o que recuerden lo que ocurrió
  • sensación de embotamiento emocional
  • sistema nervioso sobreexcitado que respondería en exceso a situaciones del día a día (hipervigilancia, irritabilidad, ataques de ira, problemas de atención o sueño).

 

Evidencia del Tratamiento con Neurofeedback para el Trastorno de Estrés Postrumático

En comparación con las terapias actuales centradas en la exposición a los estímulos temidos, o recuerdos traumáticos, el objetivo de Neurofeedback es la regulación y la estabilización neural. Desde que la falta de autorregulación ha sido identificada como una de las principales causas de que no funcionen las terapias basadas en exposición, NF es particularmente útil para tratar a personas con trauma que se encuentran con elevada ansiedad, disociación o desregulados como para tolerar la exposición lo temido.  (Van Der Kolk et al., 2016).

Estos cambios han sido asociados a resultados como mayor excitabilidad motora, mejor memoria, pensamiento o cognición más lúcido o claro, niveles de sueño más reconfortantes, mejor estado de ánimo, regulación emocional, función ejecutiva, atención sostenida y memoria de trabajo (Harmon-Jones, 2008; Kouijzer, 2009).

El entrenamiento en frecuencias de ondas lentas (Theta y alfa) ha sido empleado con éxito en el tratamiento para el TEPT. En un estudio, solo un 20% de personas mostraron persistencia en los síntomas en los siguientes 30 meses, en comparación con el grupo que no se expuso a NF donde el 100% de los sujetos mostraron síntomas de nuevo.   (Peniston and Kulkosky 1991)

Un estudio realizado en 2016  con pacientes con Trastorno de estrés postraumático crónico (más de 10años de tratamientos previos sin éxito), llevó a cabo 4 sesiones  de Neurofeedback (Gapen et al., 2016):

  • Reducción de los síntomas propios del TEPT, con una puntuación que descendió de 20 puntos (69,14 a 49,26) medidos por Escala Davidson de Trauma (Gapen et al., 2016)
  • Mejora en la regulación de afecto de 23,63 a 17,20 (según el Cuestionario (IASC) que mide capacidades de regulación afectiva alteradas

Estudios previos demuestran que los sujetos pueden aprender a modular su actividad cerebral. En un estudio con
 veteranos de guerra con TEPT crónico, para que fueran capaces de modular la activación de su amígdala durante la provocación de síntomas (ej.: escuchaban narraciones propias sobre los sucesos traumáticos vividos). Así, aprendían a controlar la actividad cerebral relacionada con la emoción, activada durante la reexperimentación de los sucesos. A pesar de la cronicidad de los síntomas, los pacientes mostraron algún tipo de mejora, aunque de manera más significativa, se dio en el 70% de ellos. Se mantuvieron postratamiento. (Gerin et al., 2016). 

En un estudio reciente, 52 sujetos diagnosticados de TEPT con historial de múltiples traumas, sin respuesta a 6 meses de tratamiento (como mínimo), se sometieron a 24 sesiones de Neurofeedback. Al terminar el tratamiento el 72,7% se recuperaron completamente, no cumpliendo los criterios para ser diagnosticados de TEPT (Van Der Kolk et al., 2016). 

Por otra parte, respecto a los niveles de ansiedad asociados, Neurofeedback produce una reducción al trabajar sobre alfa y theta (Gruzelier. 2009).

Los tratamientos futuros con Neurofeedback de manera adjunta a las intervenciones establecidas previas, están más que justificados para el tratamiento de TEPT (Kluetsch et al., 2014)

Cerebro en el Trastorno de Estrés Postraumático 

Para entender entender la neurobiología del TEPT tenemos que comprender la función que cumplen algunas de las áreas involucradas en el desarrollo y/o mantenimiento del trastorno:

 

 

 

  • El nivel elevado de ansiedad y excitación se encuentra causado por un sistema límbico hiperactivado (centro de regulación de las emociones, entre otras funciones). (Georgopoulos et al., 2010).
  • Junto con la hiperactividad del centro regulador de emociones encontramos un déficit en el funcionamiento del Córtex Prefrontal Medial (control consciente de las emociones, toma de decisiones, inhibición de la conducta, entre otras funciones) (Rauch et al. 2006).  Conforme se regulen las estructuras límbicas, permitirá al prefrontal regular el afecto de mejor manera.
  • Parietal derecho involucrado en el mantenimiento del trastorno.

Con Neurofeedback podemos normalizar las alteraciones fronto-límbicas (Gerin et al., 2016)

Técnicas de neuroimagen y pruebas cognitivo-emocionales han revelado alteraciones en ciertas redes neuronales (red de saliencia y red por defecto), implicándolas en los neurocircuitos del Trastorno de Estrés Postraumático.

Red neuronal por defecto: conjunto de regiones que colaboran entre sí y que son responsables de gran parte de la actividad que se desarrolla en reposo. Parece tener un rol crucial en el procesamiento de información autorreferencial y socioemocional, encargada de organizar el modo en que recuerdos y otros sistemas se almacenan y preparan para sucesos futuros. 

Formada por:

  • Córtex Cingulado Posterior: involucrado en la conciencia involuntaria y en el umbral de excitabilidad (Arousal).
  • Precúneo: se encarga del procesamiento de información atencional, visual y sensoriomotora.
  • Córtex Frontal Medial: toma de decisiones sobre información personal, y externa, recuerdos autobiográficos, objetivos futuros y eventos.
  • Giro Angular: conecta percepción, atención, visión espacial y acción, también ayuda a rememorar recuerdos episódicos.
  • En TEPT las conexiones entre estas áreas se encuentran reducidas, por lo tanto, si modificamos la conectividad podremos mejorar los síntomas propios del trastorno.

Red de saliencia: detecta y filtra los estímulos relevantes para organizarlos en las redes funcionales encargadas de procesarlos posteriormente. Se encuentra involucrada en comunicación, comportamientos sociales y autoconciencia, a través de la integración de información sensorial, emocional y cognitiva. 

Formada por:

  • Ínsula Anterior: conciencia interoceptiva, corteza gustativa primaria, procesamiento sensorial multimodal, control motor, funciones homeostáticas relacionadas con necesidades básicas, responsable de los sentimientos como amor romántico o maternal, miedo, ira, tristeza, felicidad, excitación sexual, empatía, etc.
  • Córtex Cingulado Anterior Dorsal: detección de errores y supervisión de conflictos, modulación de la emoción en la conducta, regulación de la presión sanguínea y tasa cardiaca en situaciones estresantes.
  • Estudios recientes sugieren que el control y regulación de información relacionada con amenazas, la cual se encuentra también dañada o perjudicada en TEPT (Simmons et al., 2008; Klummp et al., 2012 )

 

¿Medicación, terapia psicológica o Neurofeedback?

El cerebro mueve información eléctrica y química, y los dos ámbitos dependen el uno del otro.

La medicación ayuda a que el cerebro produzca algunos de los componentes químicos que ayudan con el diagnóstico de TEPT , y pueden ser beneficiosos en muchos casos.

Sin embargo, el objetivo de Neurofeedback es entrenar al cerebro a largo plazo, lo que ayuda a organizar el funcionamiento del cerebro, para conseguir que los circuitos neuronales que no están funcionando de forma óptima puedan funcionar mejor.

La neurociencia ha visto que el cerebro tiene plasticidad, y que la experiencia ayuda organizar las interconexiones de las redes neuronales, si esa experiencia la repetimos mucho, entonces el cerebro se auto-organiza, el Neurofeedback ha demostrado que su entrenamiento es eficaz en esa organización, es la herramienta que ayuda en la regulación.

Neurofeedback es un entrenamiento, no una terapia psicológica al uso.

 

La terapia psicológica tiene el objetivo de ayudar en otro nivel, que consiste en:

– entender qué nos ha pasado en nuestra vida, qué tiene que ver con nuestros síntomas  y por qué,

– entender el análisis funcional de la conducta para aprender a manejar las situaciones, y ayudar al entorno del paciente si es necesario.

– tener técnicas y estrategias para mejorar con la gestión de emociones y pensamientos

– entender desde la propia experiencia los pensamientos y emociones que hacen que nos sintamos así y aprender a gestionarlos.

– nos dará herramientas para hacer frente a las situaciones y a las decisiones de la vida.

– el Trastorno de Estrés Postraumático puede venir de situaciones en las que tuvimos un miedo emocional intenso, que se quedó grabado, lo que normalmente llamamos trauma, es necesaria la psicoterapia para trabajar esa parte.

  • En nuestro centro de psicología contamos con :

– psicólogos expertos en terapia para personas con Trauma o TEPT

– psiquiatras

– psicólogos expertos en neurociencia y neurofeedback

Recomendaciones

Las neuroterapias son un entrenamiento, así que para que se llegue a producir cambio y aprendizaje en el cerebro y la terapia sea efectiva es necesario que haya una continuidad.

Los cambios en el cerebro se producen por entrenamiento, repetición de patrones de funcionamiento.

Al principio se requieren dos sesiones semanales o tres, para producir cambios más rápidos y que sean duraderos.

Esta terapia se puede compatibilizar con psicoterpia y/o fármacos, de hecho es lo recomendable.

Es un tratamiento no invasivo y no doloroso,

¿Cómo empezar?

Puedes llamar al 605818578 para pedir la primera cita.

El pago puede ser en efectivo, tarjeta o en este botón:

 Bibliografía y estudios científicos sobre Neurofeedback y el Trastorno Obsesivo  Compulsivo (TOC) 

Gapen, M., van der Kolk, B. A., Hamlin, E., Hirshberg, L., Suvak, M., & Spinazzola, J. (2016). A Pilot Study of Neurofeedback for Chronic PTSD. Applied Psychophysiology Biofeedback. https://doi.org/10.1007/s10484-015-9326-5

Gerin, M. I., Fichtenholtz, H., Roy, A., Walsh, C. J., Krystal, J. H., Southwick, S., & Hampson, M. (2016). Real-time fMRI neurofeedback with war veterans with chronic PTSD: A feasibility study. Frontiers in Psychiatry. https://doi.org/10.3389/fpsyt.2016.00111

Gruzelier, J. (2009). A theory of alpha/theta neurofeedback, creative performance enhancement, long distance functional connectivity and psychological integration. Cognitive Processing. https://doi.org/10.1007/s10339-008-0248-5

Harmon-Jones, E., Harmon-Jones, C., Fearn, M., Sigelman, J. D., & Johnson, P. (2008). Left Frontal Cortical Activation and Spreading of Alternatives: Tests of the Action-Based Model of Dissonance. Journal of Personality and Social Psychology. https://doi.org/10.1037/0022-3514.94.1.1 

Kluetsch, R. C., Ros, T., Théberge, J., Frewen, P. A., Calhoun, V. D., Schmahl, C., Jetly, R., & Lanius, R. A. (2014). Plastic modulation of PTSD resting-state networks and subjective wellbeing by EEG neurofeedback. Acta Psychiatrica Scandinavica. https://doi.org/10.1111/acps.12229 

Kouijzer, M. E. J., de Moor, J. M. H., Gerrits, B. J. L., Congedo, M., & van Schie, H. T. (2009). Neurofeedback improves executive functioning in children with autism spectrum disorders. Research in Autism Spectrum Disorders. https://doi.org/10.1016/j.rasd.2008.05.001

Peniston, E. G., & Kulkosky, P. J. (1991). Alpha-theta brainwave neurofeedback for Vietnam veterans with combat-related posttraumatic stress disorder. Medical Psychotherapy, 4(1), 47–60.

Van Der Kolk, B. A., Hodgdon, H., Gapen, M., Musicaro, R., Suvak, M. K., Hamlin, E., & Spinazzola, J. (2016). A randomized controlled study of neurofeedback for chronic PTSD. PLoS ONE. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0166752

 

Ipsia-Psicólogos en los medios