Tratamiento de la obesidad con Mindfulness

Tratamiento de la obesidad con Mindfulness

Tratamiento de la obesidad con meditación mindfulness

El tratamiento de la obesidad empleado a través de mindfulness es una alternativa psicológica con grande resultados. Sus efectos en el control de el sobrepeso son incuestionables. Y funciona tan efectivamente como práctica tanto en el estado natural, como tras intervenciones quirúrgicas, como el Bypass (recorte del Tubo Gástrico).

¿Qué es minfulness y cómo se aplica a la vida?

Tratar el sufrimiento producido por las distintas circunstancias humanas, tras las cuales nos vemos imbuidos en complejas situaciones psicológicas, es una de las principales funciones de mindfulness. Proyectando así una mejora latente de nuestra calidad de vida.

Si buscásemos llevar a un concepto claro esta práctica, debemos decir que sus orígenes datan de miles de años. Con raíces en la filosofía oriental, ha llegado a traducirse en prácticas de atención plena. Su objetivo es educar para la fijación de la atención en el momento presente; es así que se logra fortalecerse un pensamiento sólido, libre de juicios basados en el pasado o criterios externos.

Tratamiento de la obesidad y el control de la ansiedad con meditación

En el tratamiento de la obesidad suele hallarse pacientes cuyos síntomas tienen factores en común: Una sensación de vacío constante y un hambre insaciable en el transcurso del día. A nivel psicológico sucede algo similar: los pensamientos se dirigen al próximo aperitivo y el modo de conseguirlo.

Generalmente, esos alimentos son aquellos que, por sus composición, tienden a generar adicción. Alto contenido calórico representado en grasas saturadas y azúcares.

La situación degenera en un círculo vicioso a través del cual, la consecución de ese objetivo, comer, es recompensa y pauta de una nueva búsqueda.

Mindfulness genera que la persona que padece estos síntomas, vinculados directamente a lo emocional, halle equilibrio. Pues, gestionar correctamente las emociones es clave para adueñarse de las acciones propias. Dominadas muchas de las técnicas, donde la meditación juega el papel principal, guiar los impulsos empieza a ser algo cotidiano.

Detenerse y considerar, más allá de los deseos fuertes, es posible, siempre que se lleve a cabo un tratamiento. En el mismo, el paciente debe hacerse consciente de la necesidad de adaptarse a una rutina diaria de ejercicios de atención.

¿Cómo llevar a cabo estos ejercicios?

Para empezar es importante no desesperar. Saber que todo inicio tiene sus complicaciones, pero, con la práctica, es posible lograrlo. Aquí te contamos dos ejercicios que serán un buen inicio en el control de la ansiedad y la reducción del apetito.

•    Medita un minuto: Esta meditación consiste en el silencio total y la relajación completa del cuerpo. Debe buscarse centrar la atención en la respiración y, harás esto solo por un minuto. Quizá te parezca que es poco, pero notarás la cantidad de distracciones que encierra ese corto tiempo. Así que, en principio, busca controlar estas y luego podrás ir por más tiempo.
•    Practícalo en cualquier lugar y en cualquier momento, siempre que aparezca la ansiedad.
•    Atención a los sonidos: Haz una práctica de meditación común, buscando un sitio tranquilo y silencioso. En una postura cómoda, respira, y busca escuchar tlos sonidos que vienen de tu entorno, por pequeños que sean, sin juzgarlos. ¿Son buenos, molestos, malos? Eso no importa. Solo escucha.

Mindfulness apunta a mejorar tu relación contigo mismo. Si deseas aprender más, no dudes en contactarnos y entérate de las modalidades de nuestros cursos en Madrid.

Mira nuestros cursos de Mindfulness en alimentación aquí

¿Por qué un programa de Mindfulness para obesidad?

¿Por qué un programa de Mindfulness para obesidad?

Tratamiento de la obesidad con técnicas mindfulness

Para el tratamiento de la obesidad existe gran cantidad de métodos. Algunos de ellos más eficientes que otros y, muchos que, sencillamente no funcionan del mismo modo para todos. Y es precisamente porque este es un problema cuyas causas son diversas.

Combatir la obesidad es algo a lo que muchos que la padecen no se arriesgan, porque es una condición arraigada en causas que, por lo general, trascienden lo físico. Si bien, los problemas de tiroides y la generación excesiva e incontrolable de grasa son causas verídicas, la mayoría de los pacientes aumentan de peso velozmente por las siguientes razones:

  1. Ansiedad
  2. Depresión
  3. Insatisfacción con su apariencia física

Estas causas tienen un factor en común, el manejo inadecuado de las emociones. ¿Qué quiere decir esto? Nos referimos al desequilibrio en el orden de importancia que se le da a lo que sentimos y pensamos.

Vivir en una sociedad en la que la imagen representa una parte importantísima de lo que somos, es determinante. Por esa razón, cómo somos físicamente cobra un significado de mucho peso en nuestro imaginario y nos impacta de modo positivo o negativo al momento de relacionarnos con el mundo.

La escuela, los entornos laborales, la universidad; en cada espacio al que estamos obligados a coexistir, nuestra apariencia física juega un papel crucial. Todo esto, por vivir en un mundo supeditado a las corrientes del marketing, donde la imagen tiene el valor mayor.

Pero no nos extendamos en ello. Cuando no cumplimos con ciertas características que, por código, representan la belleza y como consecuencia la aceptación, estamos en desventaja. La exclusión es un resultado inevitable. De allí que se sufran las consecuencias y se caiga en complejos estados psicológicos.

El tratamiento de la obesidad desde lo psicológico

La obesidad es uno de los problemas de salud que más muertes causa en este siglo. La exclusión y la falta de autoaceptación, llevan a miles de personas a fraguar sus inconformidades en el consumo de alimentos excesivo.

Así que, para curar una delicada enfermedad como esta, es necesario remitirse a un tratamiento psicológico, tomándolo como raíz del problema. Las emociones negativas, tristeza, decepción y frustración, generan la ansiedad, que desemboca en alimentación inadecuada.

Mindfulness como terapia es una práctica que se enfoca en la correcta gestión de esas emociones. Lograr salir de un círculo vicioso de pensamientos autocompasivos y con carácter negativo, es posible, además de necesario.

Porque las técnicas mindfulness tienen logran desarrollar en ti la capacidad de fijar tu atención en el presente. Esto quiere decir que, sean cuales fueren los pensamientos que te llevan a fraguar insatisfacciones en la alimentación, pueden ser muy bien evadidos.

 ¿Cómo usar minfulness para lograr los objetivos de tu vida?

Enfocar diariamente esfuerzos en conseguir pequeñas metas en torno a tus objetivos de vida, te dará la seguridad que necesitas para dejar, progresivamente, de lado, los pensamientos de derrota e inconformidad.

Con los días, conociendo las técnicas mindfulness, notarás mejorías en tus procesos, evadiendo naturalmente esa necesidad de consumir; traerás nuevos propósitos y hábitos saludables a tu vida y, en poco, tu peso disminuirá notablemente.

No olvides llevar a cabo tu aprendizaje mindfulness con un experto en nutrición, de modo que tu recuperación sea estable y duradera.

 

Puedes ver nuestros programas de Mindfulness para obesidad y problemas de alimentación

¿Cómo vivir la sexualidad satisfactoriamente?

  • ¿No estás contento con tus relaciones sexuales?
  • ¿Te gustaría que fueran más placenteras?

Llámanos 605818578. Sexólogos en Madrid

Hay unas determinadas actitudes desde las cuales la persona podrá vivenciar sus encuentros sexuales y también desarrollar a nivel individual su sexualidad de forma satisfactoria.

Desde la tranquilidad, el abandonarse a las sensaciones que se produzcan, el desarrollo del deseo y las fantasías eróticas, la búsqueda del placer…, desde aquí uno puede conectar con su pareja y consigo mismo, pudiendo así disfrutar de toda la experiencia sexual.

Parece fácil pero bien es cierto que muchas veces, con respecto a la sexualidad hay un tratamiento de pudor, vergüenza, desconocimiento, miedo, bloqueo, ansiedad, expectativas y mitos que dan como resultado continuas frustraciones:

  • “No lo voy a hacer bien”
  •  “No voy a estar a la altura”
  • “No voy a gustar”
  • “¿Y si fallo?”
  • “¿Qué va a pensar si hago/digo…?”
  • Etc.

Estas inseguridades resultan incompatibles con el objetivo principal de la expresión de nuestra sexualidad ya sea con una pareja o a nivel individual, y es el poder disfrutar. Todo ello nos aleja además del encuentro, es decir, no lo sentimos ni vivenciamos, ¿y cómo hacerlo?, no marcándonos metas y disfrutar de todo el proceso, atendiendo cada momento que surja sin dichas expectativas anteriores, seguridad y confianza cuando estamos realizando algo que deseamos y si no, no deberíamos hacerlo. Ser justos con nosotros mismos, no juzgarnos, no quedarnos “enganchados” en dichos pensamientos dañinos que nos paralizan, desmitificar los modelos que nos presenta la sociedad como únicos para ser atractivos y vivir una sexualidad de una determinada y única manera.

El sexo no se debería de plantear como un examen el cual hay que superar con éxito llegando al resultado final planteado (por regla general orgasmo), resultando un “fracaso” si no se obtiene dicho el resultado. El sexo debe ser un fin en sí mismo, donde se disfrute el recorrido entero, sin resultados finales, como si de un examen se tratase, donde nos evalúan o auto-evaluamos, el sexo conecta con el dejarse llevar y no por las obligaciones precisamente, es sentir. No hay que cumplir, hay que jugar, explorar en las apetencias del otro y propias.

Vamos a ocuparnos más del placer y la satisfacción y menos del supuesto rendimiento y resultados. Para ello sería estupendo que cada uno se dedicara tiempo para explorar aquellas necesidades y deseos que tiene, aquellas actitudes con las que vive su sexualidad y cómo nos comunicamos con la pareja, tiempo para los auto-cuidados, ganando así seguridad y confianza primero en uno mismo.

Problemas de Comunicación: Terapia de Pareja

Los problemas de comunicación en las parejas son habituales como motivo de consulta. Se trata de un área fundamental en las relaciones, que probablemente si se ve deteriorada, pueda influir en las demás áreas, si hay discusiones frecuentemente, es probable que no haya intercambio de afectos ni detalles con el compañero/a, si no conseguimos empatizar con el otro posiblemente esté afectando también al deseo y las relaciones íntimas entre ambos, etc.

Puntos clave como:

  • Saber escucharse.
  • Comprender la postura del otro.
  • Hacernos comprender de manera asertiva sin ofender.
  • Negociar por un acercamiento de posturas donde se cuiden las necesidades de ambos y se puedan tomar decisiones.
  • Solucionar problemas concretos.

Son fundamentales para una comunicación saludable y efectiva, todo ello se puede ver dificultado por:

  • Faltas de respeto.
  • Interpretaciones de comportamientos y mensajes del otro.
  • Querer solucionar todos los problemas a la vez.
  • “Contra-quejas”, donde uno al recibir una crítica adopta una postura a la defensiva y responde con otra crítica en lugar de asumir responsabilidades y llegar a acuerdo.
  • No aceptación del otro/a.
  • No empatía.

Las discusiones, conflictos abiertos, problemas no resueltos, pueden hacer daño a la relación, la pareja no sabe bien muchas veces cómo parar estas dinámicas perjudiciales para ambos y lejos de aliviar los conflictos se adentran en “batallas” donde hay más preocupación por llevar la razón que otra cosa.

 

Es importante saber que en toda discordia se puede trabajar por identificar los errores que cada uno comete para poder llegar a asumirlos y cambiar, desarrollar cada uno su lado autocrítico y así fomentar un buen clima para comentar la crítica constructiva, expresar la molestia y plantear alternativas de solución al compañero. Tras identificar el error propio, podemos ver la parte de razón que tiene el otro. Por ejemplo:

“Has llegado tarde como siempre, ya no llegamos a ver la película.”

-“No llevas razón, no siempre llego tarde, además siempre soy yo quien tiene que traer la compra y esto ha hecho que hoy haya llegado tarde. Deberías de agradecérmelo.”

Es fácil ver cómo va a acabar el día para esta pareja, seguramente enfadados y sin resolver nada. La alternativa sería poder parar antes de iniciar el enfrentamiento y expresar de un modo distinto la respuesta a la crítica:

-“Entiendo que estés enfadada porque teníamos planeado ir al cine y he llegado tarde, lo siento. El problema es que si me gritas me siento bloqueado y no puedo continuar una conversación tranquila, ¿de qué manera crees que puedo actuar la próxima vez?”

-“Perdona, veo que me he enfadado y al gritarte no he facilitado nada el asunto. Preferiría que me mandaras un mensaje para avisarme que llegas tarde, así me da tiempo para cambiar los planes.”

La mayoría de las veces los problemas de comunicación vienen con dificultades del día a día como estos, problemas en la convivencia, gestión de las tareas domésticas, discrepancias en el ocio compartido… Si conseguimos tomar conciencia de qué nos molesta, preocupa, duele, cabrea, etc. y trabajamos por encontrar la manera adecuada y asertiva de poder transmitirlo, muchos de estos conflictos disminuirían.

 

 

 

Miedo al Compromiso: Terapia de Pareja

En consulta podemos ver a personas con auténtico miedo al compromiso en sus relaciones de pareja, personas que sufren a su vez por ello, porque quieren dejarse llevar en algunas ocasiones pero sienten que no pueden. Otras veces llegan a auto-convencerse de que lo mejor para ser feliz es no implicarse, no dejarse llevar en sus relaciones.

El ser humano tiene una serie de necesidades afectivas básicas y según Félix López (2008), se plantean las siguientes para un adecuado desarrollo del bienestar de la persona, a nivel físico y social:

  • Necesidad de seguridad emocional: donde la persona se siente aceptada, valorada, cuidada y querida. En un inicio esto se trasladará en la infancia por las figuras de apego, influyendo así en las relaciones personales futuras, también de pareja, viviendo desde la tranquilidad el amar y ser amado.
  • Necesidad de red de relaciones sociales: uno se siente bien perteneciendo a un grupo, compartiendo ocio, proyectos, etc.
  • Necesidades sexuales y amorosas: necesidad de intimidad y comunicación.

Que estas necesidades se vean cubiertas será fundamental de cara a las relaciones interpersonales, si no fuera así, puede desembocar en emociones disfuncionales como la angustia, el miedo a la soledad, el miedo al compromiso, la dependencia emocional, etc., de igual forma que si se ven satisfechas, tenemos como resultado una serie de emociones que producen un mayor bienestar.

La manera que tenemos de vincularnos a los demás viene delimitada en parte por el estilo de apego que hayamos desarrollado y vivenciado desde pequeños, con nuestros referentes y figuras de apego principales, pasando por nuestras amistades hasta la historia de relaciones amorosas que hayamos tenido. ¿Por qué es importante dicho estilo?, a través de éste se nos enseña a querer, a confiar, a cuidar pero también a recibir ese amor, esa confianza y esos cuidados, a intimar o bien a mantenernos alejados del otro, se trata de un aprendizaje que comienza desde bien pequeños.

Las personas con miedo al compromiso en las relaciones amorosas buscan en cierto modo una seguridad y protección a sí mismos, al sufrimiento, a través de una evitación a dicho compromiso e intimidad. No hay una implicación afectiva, las relaciones en las que se ven envueltos carecen así de comunicación íntima y emocional, no dejan que aflore como signo de no mostrarse “vulnerables” frente al otro, no mostrando sus debilidades ni sombras, reforzando así esta aparente fortaleza y estabilidad. Habrá un control sobre los propios afectos en el proceso de enamoramiento, evitando así el temido descontrol que pueda producirse.

Al tratarse de un aprendizaje la persona puede trabajar por llevar a cabo de nuevo una manera diferente y más satisfactoria de relacionarse con los demás, sin angustia, bloqueo ni la sensación de verse dañada en cualquier momento generando así el miedo a comprometerse.

En esta reconducción se abogará por la adquisición de confianza en uno mismo y en el compañero/a, promoviendo la tranquilidad, bienestar y estabilidad básica para vivir la relación sin las emociones disfuncionales anteriormente planteadas.

Se tratará de trabajar con la persona para que se sienta cómoda con la intimidad interpersonal, adquiera habilidades sociales y de comunicación, desarrolle el intercambio de afectos y refuerzos y vaya desbloqueándose poco a poco distanciándose así de inseguridades, pudiendo exponerse a ellas.

 

 

Investigación en Mindfulness. Universidad Complutense de Madrid

Junto con la Universidad Complutense de Madrid estamos investigando cuáles son los efectos de las prácticas de atención plena (mindfulness) en las relaciones sociales, y especialmente en el contexto de la pareja.

Buscamos participantes para un estudio pionero en este ámbito, que sin tu colaboración no será posible llevar a cabo.

Los requisitos para participar son:

1) Estar en una relación sentimental estable

2) Vivir con tu pareja

3) Que los dos miembros trabajen a tiempo parcial o completo

El estudio consistirá en 1) un cuestionario inicial de 15 minutos de duración (aprox.) y 2) responder diariamente a una serie de preguntas al salir del trabajo (5 mins.) y antes de dormir (5 mins.) sobre tu estado de ánimo, de lunes a viernes,comenzando el lunes 4 de abril de 2016. Una vez terminado el estudio, se devolverán los resultados y conclusiones a los participantes. Los datos suministrados serán tratados de manera anónima y confidencial.

Si estás interesado/a, escribe un email a:

info@ipsiapsicologia.comanuncio_estudio mindfulness

Muchas gracias, y por favor comparte este mensaje con todas aquellas personas que creas que puedan participar.

Resiliencia

¿Te gustaría saber salir de las situaciones difíciles? eso es resiliencia.

Llámanos para aprender a ser resiliente con diferentes técnicas

¿Qué es la resiliencia?

La vida de por sí tiene diferentes dificultades, como pueden ser rupturas, enfermedades, no cumplir algunos objetivos, discusiones con personas, problemas de pareja… y con cualquier problema podemos rendirnos o intentar avanzar, a la capacidad de avanzar a través de los problemas se llama resiliencia, lo contrario a las situaciones en las que nos quedamos bloqueados, que pueden acabar siendo situaciones traumáticas.

Resiliencia es la capacidad de flexibilidad en situaciones límites y difíciles y la capacidad de sobreponerse a ellas, pero tratando no sólo de salir, sino de conseguir aprender y salir fortalecidos

La Resiliencia consiste en un cambio en nuestra forma de sentir y pensar debido al cambio que se ha tenido que hacer para afrontar la situación que ha producido el cambio, han crecido y se han desarrollado.

Se ha demostrado que las personas con una elevada puntuación en resiliencia son más optimistas y utilizan el humor como herramienta para salir de los problemas.

La resilencia se aprende, no se nace con ella, depende de la educación y de la historia de cada uno, sólo hay que cambiar algunos comportamientos para aprender a ser resilientes. Para ser resiliente hay que haber pasado por situaciones difíciles, han tenido que superar situaciones y han tenido que fracasar, tolerando la derrota, no se dan por vencidas.

Personas resilientes

  • Son personas que conocen sus potencialidades, y también sus defectos, se ponen metas accesibles y objetivas.
  • Buscan soluciones nuevas , no repiten soluciones fallidas.
  • Han aprendido a manejar pensamientos y no se enganchan en bucles de pensamientos negativos, perdiendo el tiempo en cosas que ya no se pueden cambiar.
  • Por lo tanto, practican mindfulness, se centran en el aquí  y ahora.
  • Creen que pueden aprender de lo que les sucede, intentan sacar de cada situación algo que se lleven para siempre.
  • Son optimistas y utilizan el humor
  • Tienen un buen apoyo social, uno de sus aprendizajes es que la gente optimista les ayuda en su vida.
  • Tienen hobbies, intereses, capacidad para hacer y disfrutar diferentes actividades.
  • Se centran en sus objetivos , los pelean
  • No anticipan, sólo planifican conscientemente lo que quieren hacer en el futuro.
  • Se adaptan a lo que viene

Para aprender a ser resiliente puedes llamarnos en el 605818578, te enseñaremos técnicas para que puedas superar y aprender de las situaciones difíciles.

Efectos del amor en el cerebro

La mayoría de las personas han sentido lo que es estar enamorados,

Se ha encontrado amor en todas las culturas y en todos los tiempos, sabemos que essentir la necesidad de estar con esa persona, de la obsesión que se suele producir por estar con él o ella, y del sentido de pérdida de tiempo cuando no es así, pero ¿qué le pasa al cerebro cuando estamos enamorados?

En un estudio de Massachusets hicieron 2 preguntas a las personas y les medían la actividad cerebral.

  • ¿Has sido alguna vez rechazado por alguien a quien amabas?
  • ¿Has rechazado alguna vez a alguien que amabas?

EL 95 % dijo que sí a las 2 preguntas.

Las personas enamoradas tienen actividad en las áreas de gratificación del cerebro, asociado a la motivación , a la ansia de conseguir, produce obsesión, y  valga la curiosidad, es el activado cuando se quiere cocaína, también se activaron áreas asociadas al apego profundo a una persona con el amor romántico.

Las que fueron rechazadas tenían actividad más fuerte en la misma área del cerebro, es decir que le amamos más, debido a que es una recompensa que se demora en el tiempo, con esta energía se activan áreas asociadas al cálculo de ganancias y pérdidas, que junto con la sensación de amarle más hace que apostemos todo.

 

El amor romántico es un impulso de apareamiento, que no sexual, ya que el impulso simplemente sexual te saca de él y hace que mires más candidatos. El impulso de apareamiento hace que sólo te fijes en uno, eso produce el desequilibrio homeostático, como el hambre o la sed, siempre vuelve, como una perfecta adicción con todas sus características, en primer lugar produce tolerancia : necesitamos verle más

 

 

Cómo sanar el pasado

La mayoría de las terapias, tanto antiguas como modernas, creen que una revisión del pasado es importante, pero siempre que de allí se saque un entendimiento de nuestros patrones, y un trabajo para hacer en nuestro presente.

Con las experiencia pasadas suele haber dos problemas, uno son las experiencias traumáticas y el otro las tendencias o patrones de comportamiento debido a las creencias.

Muchas veces centrarse sólo en el presente es una huída, que produce una fragmentación de la información cerebral, que los psicólogos llamamos trauma o disociación, es una evitación del dolor que supone rememorar el momento problemático o volver a pasar en el presente por situaciones que nos recuerdan el malestar sufrido, lo que llamamos recordar la experiencia emocional.

Otros problemas no vienen por experiencias traumáticas sino por creencias que vienen por nuestra infancia y educación, que nos dejan anclados en lo que nos fue útil para vivir en ese momento porque nos conseguía los refuerzos de las personas de alrededor y nos evitaban sus castigos.

Es útil volver al pasado para aprender, para ver qué camino elegiste, por qué las elegiste, y cuáles eran tus prioridades, no somos más listos ahora que en pasado, sólo que ahora tenemos más información.

Entonces sino puedo cambiar el pasado, ¿qué hago con él? no hay vuelta atrás, y ya sabes, ahora no eres más listo o lista que antes, pero si que puedes aprender del uso que demos a nuestra visión del pasado, eso nos puede hacer salir reforzados en el presente, sólo sabiendo nuestros patrones disfuncionales, nuestras tendencias, podremos anticiparlas en el los momentos siguientes, así podrás trabajarlos para que dejen de causarte daño y poder seguir adelante.

En las experiencias traumáticas se produce un bloqueo emocional, debido al bloqueo de información en los hemisferios cerebrales, para sobrevivir el cerebro bloquea la información y se produce una disociación, una evitación de los recuerdos dolorosos. Ese bloqueo hace que no podamos analizar la situación de una forma más objetiva, y hace que las emociones ” reaccionan por nosotros”: reaccionar no es lo mismo que responder.

Son situaciones difíciles de aceptar, y se hace necesario una terapia psicológica, para aprender a responder en tu presente de la mejor manera posible, de hecho, es normal encontrar personas que sienten que su pasado vuelve siempre en diferentes situaciones, hay que trabajar esas emociones, de otro modo tendremos inseguridades y miedos, como aquellos que tuvimos en nuestras primeras experiencias, donde la razón no puede entrar por el bloqueo de la emoción.

 NO es centrarse en el dolor, sino trabajarlo para que podamos tener un presente distinto a como ha sido nuestra vida.

El trabajo en terapia por psicólogos es esencial para trabajar el pasado, aprender los patrones que no han funcionado y cambiarlos por nuevos patrones que sean funcionales  a la vida que queremos . El pasado ya no existe, pero quedan memorizados en nuestro cerebro y cuerpo aquellas conductas y emociones que nos hacen pasar por lo mismo una y otra vez.

 

Pueden ayudarnos diferentes técnicas como la hipnosis y el EMDR para trabajar el pasado y sacar de él aprendizajes para nuestro presente, acompañando con otras técnicas como Mindfulness, para poder tener un mejor presente y futuro.

Curso: Aprende a Ligar

APRENDER A LIGAR: HERRAMIENTAS DE SEDUCCIÓN

¿Quieres tener más posibilidades en tus encuentros? ¿Quieres saber iniciar una conversación?

Curso para hombres para aprender a seducir, aprenderás técnicas y herramientas para tener más éxito.

Fecha: Sábado 9 de Abril

Horario: 11 a 14

Precio: 40 euros

1. Concepto.

  • Dificultades y miedos.
  • Mitos y estereotipos que seguimos.
  • Diversidad de modelos.
  • Nuevas masculinidades.
  • Modelos transmitidos y validados por la sociedad.

2. Vamos a seducir(nos).

  • ¿Qué nos seduce?
  • Objetivos de la seducción.
  • Elementos de la seducción:

a) Lenguaje corporal: inicio del contacto. Aprenderás a tener una Actitud seductora.

b) Comunicación: ¿qué se dice?, ¿cómo se dice?; Dificultades (“me he quedado en blanco”, inicio de la conversación, gestión de un posible rechazo, “y si le gusto, ¿cómo continúo?”, miedo al rechazo y a la aceptación).

c) Características de personalidad: ¿qué queremos mostrar de nosotros?, ¿cómo lo mostramos?, fomentar fortalezas y características propias.

d) Cómo trabajar el deseo: autoconcepto, autoestima, herramientas para trabajar el deseo.

e) “Feeling”, la atracción: ¿qué nos gusta?, ¿cómo conectar con la otra persona?

 

Profesora: María del Mar Sáchez Nieto. Psicóloga , Sexóloga , Terapeuta de Parejas.

 

Para pedir plaza escríbenos al info@ipsiapsicologia.com y te diremos cómo reservarla.

12313
contacto_tel
contacto_tel

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Teléfono

Su mensaje


captcha
Introduce el texto de la imagen