605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

Madrid te ofrece los mejores psicólogos especialistas en terapia de pareja

En cuanto a la complejidad que representa la convivencia en pareja mucho se ha dicho. En Madrid nos hemos topado con qué generalmente las parejas esperan hasta seis años antes de buscar ayuda profesional. Esto se debe a que la mayoría apuesta a que los problemas cesen por si solos o a qué la otra parte ceda. Cabe destacar que ninguna de estas opciones significa la superación exitosa de la dificultad ni la reconciliación.

Basta con una persona para poner fin a una relación, pero para hacerla funcionar es precisa la voluntad de ambos. Comprender a tiempo las señales que indican la crisis dentro del matrimonio o la relación requiere mucha observación. De ambas partes depende la atención de los problemas y la discusión humilde para su resolución.

Estableceremos una lista de señales que pueden servirte a la hora de hacer un diagnóstico de tu relación.

Comunicación negativa. Si el código usado para comunicarse entre tú tu pareja va cargado de críticas, desprecios o actitudes defensivas. La comunicación es el pilar dentro de la relación y si esta es tóxica, la relación sin duda se convertirá en un desastre.

Temor a comunicarse entre sí. La relación debe cimentarse en la comunicación constante. El intercambio de ideas, opiniones y percepciones actúa como cohesionador en la relación. Cada elemento que se desprenda de la relación debería ser comunicado y discutido bajo una atmósfera amable y constructiva.

Fracasos al intentar mejorar mutuamente. Muchas parejas intentan crear estrategias para superar las dificultades sin éxito alguno. Aún cuando intentan comunicarse, ambos asumen posturas demasiado rígidas y alguien termina quebrándose, sacando todo de control.

Retirar el afecto es usado como castigo. Ante una discusión que no salió bien, alguno de los dos retira cualquier muestra de afecto para castigar al otro. En ocasiones se dejan de hablar, bloqueando la posibilidad de resolver los problemas. Asumir una postura de “castigador” sólo alimentará la negatividad dentro de la relación.

Sensación contante de agobio. La constante tensión que se desprenden de las acusaciones, persecuciones y ofensas ha afectado todos los aspectos de sus vidas. Limitando su desempeño y concentración en cualquier tarea que se proponen.

Viven vidas en paralelo el uno del otro. La cooperación que se manifiesta dentro de la pareja quedó en el pasado. Hacer cosas juntos ya no es tan apremiante y se han limitado a coexistir compartiendo el mismo espacio. Platicar sobre como fue el día del otro se ha vuelto tedioso y no planean nada juntos.

 Ya no intiman y el sexo es cosa del pasado. La conexión generada mediante el encuentro intimo con tu pareja fortalece directamente el vínculo. El sexo es tan importante como el respeto o las muestras de amor entre la pareja. Si el contacto físico es limitado o ya no lo disfrutan, es importante actuar.

 

¿Dónde quedó la felicidad? Si cuando te preguntan sobre tu relación y responder se hace difícil; buscando en tu mente el último recuerdo en el que te sentiste bien, puede que la ayuda profesional sea una gran idea. Actuar a tiempo puede significarlo todo. Si aún sientes amor y tienes la voluntad para mejorar, tu relación puede evolucionar.

 

Terapia de pareja en Madrid