605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

¿Sufres de onicofagia y no lo sabes?

 

Quizá sufres de onicofagia y aún no lo sabes. La onicofagia es el tecnicismo para denominar el hábito que tienen muchas personas de morderse las uñas. Este es un acto común que se desencadena por muchas causas. Pero no te preocupes, existe gran variedad de mecanismos y formas de dejarlo. Entre ellas, poner sustancias amargas en las uñas para que tengan mal sabor al ponerlas en la boca, el uso de hipnosis para mantenerlas alejadas, o cuidarlas con manicura para que se mantengan.

¿Causa algún daño?

Aparte de ser una obsesión insalubre, es improbable que morder tus uñas te cause algún daño considerable. No debería tener ningún tipo de repercusión a largo plazo. Mientras no sea algo crónico. Siempre que no se modifique el lecho de la uña, bajo la cutícula en los dedos, es muy raro que obstaculice el crecimiento de la misma. Incluso, se han hecho algunos estudios que arrojaron la hipótesis de que morderlas podría estimular su desarrollo.

Sin embargo, no es que se mantenga totalmente libre de riesgos, porque puede:

  • Colaborar en la gestación de infecciones en la piel.
  • Empeorar las circunstancias existentes de la cama de clavos.
  • Incrementar el peligro de resfriados y demás infecciones, dado que aviva la difusión de gérmenes en las uñas, dedos, labios y boca.

Aunado a todo esto, el hábito crónico de morderse las uñas puede esconder algún padecimiento psicológico, como ansiedad o trastorno de control de impulsos. De cualquier forma, si te encuentras preocupado por tu obsesión con esto, te sugerimos visitar un centro de adicciones, como Ipsia Psicología para una valoración. Ubicados en la ciudad de Madrid, te ayudarán a acabar con este mal hábito.

Recomendaciones

  • Evita situaciones que te lleven a morderlas, como el aburrimiento. Lleve consigo un libro de bolsillo.
  • Busca formas menos degenerativas de lidiar con el estrés o la ansiedad, como pintar o tocar algún instrumento.
  • Procura hacerte manicura o al menos mantener las uñas bien cortadas.
  • Ocupa manos y boca con otras actividades durante sus ratos de ocio.

 

¿Cómo corregirte si sufres de onicofagia?

Es muy importante que sepas valorar la causa real de tu afición por morderse las uñas. Generalmente, este hábito puede esconder algún reflejo oral. Puede que estés estresado o que hayas dejado el cigarrillo hace poco tiempo. Después de identificar la razón, será más sencillo encontrar alguna otra actividad para sustituir la mordedura de uñas.

El primer paso sin duda es desarrollar técnicas de cuidado para ellas. Seguro deben estar desgastadas de tanto morderlas. Mantén cortadas y limadas, si es posible con manicura, brillos y demás. El tiempo que inviertas en cuidarlas será de considerar al momento de desear morderlas de nuevo; además de tratar de desarrollar cierto sentido de pertenencia.

Luego, aplica productos amargos sobre ellas. Existen esmaltes picantes, ácidos y demás especialmente diseñados para colaborar en solventar este problema. Si no, puedes usar picante de cocina, jabón, entre otros.

En casos extremos se usa la hipnosis, para esto puedes visitar a algún terapeuta que coordine y dirija las sesiones. No es tan difícil, solo debes proponértelo.