605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

Actualidad de la pandemia

La pandemia por coronavirus que se originó a finales de 2019 en la ciudad china de Wuhan, se ha cobrado ya a más de 850.000 víctimas mortales en el mundo, entre los 25,48 millones de personas que han enfermado.

A día de hoy, el coronavirus se extiende cada vez más por toda Europa, lo que produce que se tengan que tomar medidas más restrictivas en la mayoría de sus países. Algunos de ellos se preparan para un otoño-invierno muy duros, con más de mil casos diarios de contagios.

De momento, la pandemia deja más de 850.000 muertos en todo el mundo.

Actualmente, más de 25 millones de personas se han contagiado por el temido Covid-19. La mitad de ellos en Estados Unidos, Brasil e India. En total, son 25.485.985 las personas que han contraído el virus,

En lo que se refiere a las personas que han conseguido vencer a la enfermedad, son ya 16,82 millones. Brasil encabeza la lista, con algo más de 3,2 millones de pacientes curados, seguido por India, con más de 2,8 millones, y Estados Unidos, con poco más de 2,1 millones.

Estados Unidos sigue siendo el país más castigado a nivel mundial por la pandemia, ha rebasado los 6 millones de contagios, mientras que suma más de 183.500 fallecidos, que le sitúan a la cabeza.

Brasil, con más de 3,9 millones de casos y 121.381 víctimas mortales, ocupa el segundo lugar tanto en contagiados como en fallecidos.

Y en tercer lugar se encuentra India, que pronto podría convertirse en el principal foco mundial. Hasta el momento, suma más de 3,69 millones de casos y más de 65.200 fallecidos.

Rusia continúa en cuarta posición, con 992.402 casos y 17.128 muertos, pero las autoridades rusas ya han publicado su último balance, situando el cómputo total por encima del millón de contagios.

La quinta plaza es para Perú, con 647.166 casos y 28.788 muertos, mientras que Sudáfrica, el país africano más afectado, es sexto, con 627.041 casos y más de 14.100 muertos.

Colombia obtiene la séptima posición, con más de 615.000 casos y aproximándose a los 20.000 fallecidos (19.662), seguida de México, que se queda con 600.000 positivos, 599.560 contagios y 64.414 víctimas mortales.

A pesar de que el número de muertes se ha reducido en comparación con los meses de marzo y abril, hay varios países que están batiendo verdaderos récords de contagios.

La causa podría ser que la realización de test ha aumentado, llegando a hacerlos de manera masiva en determinadas zonas. Algo que durante los primeros meses de la pandemia no tenía cabida.

Miedo e incertidumbre por la pandemia

El miedo es una emoción fundamental estudiada por la Psicología, y que ha estado muy presente prácticamente en todos nosotros desde que tuvimos constancia de lo que el este nuevo virus podía suponer.

Pero hay un amplio grupo de personas que lo han sentido más en profundidad, lógicamente después de los contagiados, enfermos y familias: los profesionales y trabajadores de sectores y servicios imprescindibles que no pudieron aislarse en sus casas tal y como hicimos la mayoría y, entre ellos, en concreto, el personal sanitario.

Nos preguntamos cuántos de ellos habrían muerto con motivo de la Covid-19 contraída en sus puestos de trabajo.

O ¿cuántos han pasado la cuarentena en su casa por PCR positiva o han estado ingresados temiendo seriamente por su vida? Son datos que lo más seguro nunca se conocerán con exactitud.

Tampoco será posible cuantificar en cuántos de ellos el miedo ha resultado insostenible y ha afectado seriamente a su vida y a su trabajo.

La Fundación Galatea confirma que el miedo ha sido la principal emoción de los que le solicitaron ayuda durante los primeros meses de la pandemia.

Lo efectos que está teniendo esta crisis sanitaria sobre la salud y el bienestar de los profesionales de la salud, vuelve a poner de relieve la importancia de incorporar a su formación pautas de inteligencia emocional para ayudarles a gestionar y comprender mejor sus emociones y a ponerlas al servicio de sus objetivos.

Necesitan que dispongan de apoyo psicológico específico y concreto dentro de sus centros de trabajo o fuera de él, para los que prefieran mayores garantías de anonimato.

La escucha y la empatía son elementos fundamentales de una atención de calidad al paciente, pero también de una buena política de recursos humanos en un sector donde la mayor parte de los procesos recaen en profesionales, teniendo que estar en perfectas condiciones físicas y mentales.

Si es difícil identificar el miedo que puede sentir un sanitario que atiende a un enfermo de Covid-19, ¿cómo podemos describir el miedo de un paciente al percibir el miedo en el profesional que le está atendiendo?

Creemos que hace falta mucho valor y coraje para dedicarse, sin llegar a caer en el miedo, a la asistencia sanitaria en este desafortunado tiempo de la Covid-19.

Consejos para combatir la incertidumbre laboral y personal que ocasiona la crisis del Covid-19

El no tener ni idea de cómo evolucionará la situación provoca miedo al futuro, a lo desconocido, y esa sensación angustia y paraliza.
Los psicólogos nos advierten que el miedo bloquea e impide afrontar las crisis con eficiencia.

Es muy normal sentirse estresado, triste, confundido, asustado o enfadado ante una situación como ésta de emergencia.

De modo que es muy coherente, e incluso saludable, que muchas personas sientan en algún momento pánico debido a la propagación del brote de Covid-19, que nos enfrenta a una situación totalmente desconocida y amenazadora.

Algo que puede ocurrir es que ese miedo se instale en nuestro estado de ánimo, nos angustie y acabe por convertirse en un fenómeno que interfiera en nuestra vida diaria, o que se contagie y se extienda hasta suponer un problema añadido en la ya complicada situación sanitaria.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda que se realicen una serie de advertencias o consejos para la gestión psicológica y emocional de la alerta por coronavirus, tanto en el caso de los adultos como de los niños:

  • Informarse correctamente

La primera recomendación de los psicólogos es informarse de manera adecuada. La clave está en el informarse “bien”, porque una gran parte de los mensajes e información que se comparten por redes sociales e internet son falsos o, como mínimo, no está contrastada, son bulos.

Por lo tanto, por precaución y cautela, uno debería resolver sus dudas sobre el virus e informarse de las últimas noticias a través de canales oficiales o contrastados.

Una buena opción puede ser el portal que ha habilitado la OMS sobre el coronavirus. O la web del ministerio de Sanidad, que ofrece información actualizada tanto para ciudadanos como para profesionales.

  • No te “infoxiques”

Informarse bien también significa no “infoxicarse”. Es decir, no caer en la sobre información. Estar todo el día conectado y pendiente de la información sobre el coronavirus no hará que nos encontremos mejor informados, ni le dará más protección ante el virus.

La OMS aconseja limitar el tiempo que se pasa viendo o escuchando programas de televisión o radio sobre el coronavirus, que nos pueda producir malestar o negatividad.

Vale la pena poner en cuarentena la información que circula por whatsapp y redes sociales y contrastarla, antes de tomar decisiones relacionadas con ella o compartirla.

  • Informar bien a los demás

Lo que vale para uno mismo vale para los demás. Por tanto, es preciso no hablar constantemente del tema y evitar difundir rumores o informaciones falsas.

Para ello, lo mejor es compartir información que realmente sea importante, nunca en caliente, y solo una vez comprobado que es cierta.

También debemos informar de forma correcta a los niños. Es fundamental estar atento a sus preocupaciones y dudas e ir respondiendo a sus preguntas a medida que aparecen, con explicaciones claras, sin mentirles.

  • Confiar en la ciencia

Es muy importante seguir las recomendaciones y medidas de prevención que determinen las autoridades sanitarias para protegerse de un posible contagio de Covid-19.

Que tomemos más precauciones de las que los médicos consideran justificadas por la evidencia científica, no nos dará mayor protección frente al virus y, en cambio, alimentará el miedo y la angustia.

Por eso se aconseja, tanto en adultos como especialmente en los niños, mantener las rutinas y agendas cotidianas en la medida de lo posible, ya que el miedo se controla mejor a través de comportamientos saludables que por medio de razonamientos autoinducidos o de las precauciones innecesarias.

  • Cuídate

Si se tiene tos, fiebre, dificultad para respirar o dudas sobre la posibilidad de haberse contagiado, es importante contactar rápido con las autoridades sanitarias para seguir sus instrucciones.

Pero cuidarse no significa sobreprotegerse en exceso ni acudir al médico sin realmente motivo alguno, que ya tienen bastante colapso.

Una buena manera de protegerse es extremar los hábitos de vida saludables para mantener lo mejor posible nuestro sistema inmunitario y nuestra salud.

La OMS subraya que mantener estos hábitos es muy importante si uno ha de quedarse en casa por haber estado en contacto con algún infectado.

Si debes permanecer confinado en casa, intentemos cuidar la dieta y las horas de sueño, pero también realizar ejercicio y mantener el contacto por teléfono o mensajes con amigos y familiares, porque la vida social es de vital importancia.

  • Aceptar nuestros sentimientos

El miedo es una respuesta adaptativa que nos ayuda a mantenernos en alerta y a tomar las medidas necesarias para minimizar riesgos.

Por eso los psicólogos instan a no rechazarlo ni taparlo. Es importante reconocer los sentimientos y aceptarlos; y si hace falta, compartirlos con las personas más allegadas.

La OMS verifica que esto vale para el miedo, pero también para la tristeza, la confusión, la angustia, el enfado y cualquier otra emoción que pueda surgir ante la amenaza del Covid-19.

  • Utilizar el humor

Los psicólogos recomiendan frente al brote del coronavirus que usemos el sentido del humor, ya que es una emoción que nos ayudará a mantener el miedo controlado.

En este tema, las redes sociales pueden resultar de gran ayuda.

  • Experiencia

Otra herramienta muy útil para gestionar la angustia, la incertidumbre y la inquietud que provoca la propagación del Covid-19 es la propia experiencia.

Repasar las habilidades que nos sirvieron para superar otras situaciones adversas en el pasado, es importante. Usando estas tácticas nos ayudarán a controlar también las emociones ante este desafío.

En Ipsia Psicología contamos con psicólogos expertos en el tratamiento de la gestión de las emociones.