605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

Psicólogos en Madrid para ser feliz

Nuestros psicólogos en Madrid están formados para ayudar a que las personas sean felices, no sólo para salir del sufrimiento psicológico como la ansiedad y la depresión, sino para cumplir este estado que llaman felicidad, algo que la psicología clínica ha dejado olvidado es descubrir qué es la felicidad y cómo ayudar a que las personas sean felices.

¿Qué hacer para ser feliz?

La mayoría de las personas buscamos ser felices de diferentes maneras, algunas piensan que la felicidad está en la falta de sufrimiento, en no tener pensamientos negativos de uno mismo, ni sensaciones desagradables, pero para ello lo que intentamos es no sufrir en el momento presente. Parece que no se puede ser feliz si se está sufriendo, como si la felicidad fuese una emoción pasajera, más parecido a la alegría, así, parece que no hay alegría constante, parece que sólo hay momentos de alegría, ¿es que esto no es felicidad?

Así parece que la falta de sufrimiento no es la felicidad, ya que muchas personas tienen todo para ser felices pero no lo consiguen, intentándolo constantemente, intentando pensar en positivo, luchando contra sensaciones desagradables, controlando pensamientos negativos….. ¿qué hace que todo esto no funcione?

Parece que la felicidad no es ausencia de sufrimiento, y este es un paso grande para entender porque se escapa la felicidad como si fuera agua en las manos, sólo se retiene por un momento. Si entendemos que el sufrimiento es parte de la vida, y que sufrimos porque existimos, puede que dejemos de intentar no sufrir, para intentar ser felices.

Para ser feliz tienen que unirse varias opciones :

Felicidad hedonista: vida con placeres, que nos den emociones positivas.

Felicidad como  fluir (flow) con una tarea, hay situaciones en las que se nos pasa rápido el tiempo, nos concentramos y nos gusta, suelen ser tareas en las que tenemos habilidad o acabamos consiguiéndola.

Felicidad de sentido: todos tenemos direcciones o valores en nuestra vida, y el no cumplirlos puede hacer que suframos.