605 818 578 info@ipsiapsicologia.com       c/ Gran Vía 59, 7º Centro. Madrid. Metro: Plaza España, Santo Domingo, Callao.

¿Cómo definimos la adicción a las drogas o la drogadicción?

Definimos las adicciones como un trastorno crónico caracterizado por consumir y buscar de forma compulsiva la droga a pesar de sus nefastas consecuencias. Nuestro centro de psicólogos experto en adicciones a drogas te explican

Genera portantes cambios funcionales en los circuitos del cerebro que participan en el estrés, en el autocontrol y en la recompensa.

Dichas modificaciones pueden durar mucho tiempo después de que el paciente termina el consumo de drogas.

La adicción es parecida a otras enfermedades, por ejemplo, una enfermedad del corazón. Las dos empeoran el funcionamiento normal de un órgano del cuerpo, tienen efectos muy perjudiciales para la salud, siendo tratables y prevenibles. Sin el debido tratamiento es difícil superarlas, pueden durar toda la vida y causar hasta la muerte.

Nuestros psicólogos expertos en adiciones en Madrid te explican los efectos del la adicción

 

Biología de la adicción

Los pacientes con cualquier tipo de adicción pierden el control de sus actos, no son conscientes del daño que pueden causar.

Sienten un deseo irrefrenable de apagar sus ganas por drogarse, beber y consumir otras sustancias sin importar su precio, poniendo en riesgo la economía de sus propios familiares y amigos e incluso perder su puesto de trabajo.

Diversos científicos de los Institutos Nacionales de la Salud, continúan trabajando para aprender más sobre la biología de las adicciones.

Demostraron que la adicción es una enfermedad del cerebro, muy peculiar y de larga duración.

Los tratamientos que están disponibles actualmente ayudan a los pacientes a controlar su dependencia.

Lo malo es que, incluso para aquellos que logran abandonar el consumo, siempre existirá el riesgo de que la adicción regrese, lo que se denomina reincidencia.

Síndrome de abstinencia y tolerancia

La denominamos como la reacción del cuerpo al ser privado de una sustancia adictiva de la que se ha vuelto tolerante y dependiente.

Sin dicha sustancia, las funciones del organismo se alteran. Como consecuencias se tienen desequilibrios hormonales y químicos y un nivel de estrés psicológico.

Existe un fenómeno que es complemento de la abstinencia, la tolerancia. Consiste en la necesidad de aumentar la dosis de una sustancia y poder así obtener los efectos deseados.

Esta se produce debido a los desequilibrios químicos originados en el cuerpo debido al consumo reiterado.

El organismo se prepara para recibir la sustancia. Es necesario incrementar el consumo proporcionalmente al tamaño de este efecto.

Mecanismos biológicos

Estudios sobre la adicción nos indican que los mecanismos biológicos están presentes.

La naturaleza biológica de las cualidades innatas individuales explica muchas acciones y decisiones, como el ADN y otros tipos de trastornos mentales que permanecen en estado latente durante generaciones y luego se desencadenan.

El riesgo de futuros trastornos de adicción se eleva si una persona se expone a un abuso de drogas durante su adolescencia, ya que es una etapa del desarrollo neurológico fundamental, muy sensible a este tipo de experiencias.

Durante la adolescencia aumenta el riesgo de abuso de sustancias y de estrés, provocándolo el cerebro.

También se habla de una tendencia a la novedad y recompensa para evitar dolor en las personas que desarrollan una dependencia.

Tipos de drogas

El uso de sustancias adictivas ha acompañado al hombre desde los principios de la civilización.

A los antiguos primates les gustaban las frutas muy maduras, presentando bastante cantidad de azúcares fermentados a alcohol etílico. De ahí que la evolución ha desarrollado el gusto por las bebidas alcohólicas.

Repasamos los tipos de drogas

Depresoras: te adormecen, produciendo efectos sedantes en nuestro organismo.

-Alcohol

-Ansiolíticos y tranquilizantes

-Hipnóticos o inductores del sueño (benzodiacepinas, barbitúricos)

-Opiáceos (morfina, heroína, opio, metadona, codeína)

-GHB (Gamma Hidroxi Butírico)

Estimulantes: parece que estés como despierto o con sensación de mucha energía, porque aceleran las funciones del sistema nervioso central.

-Anfetaminas

-Speed, suele ser una anfetamina, que significa ‘velocidad’.

-Metanfetamina, tiene efectos más potentes que las anfetaminas comunes.

-Crack, Cocaína

-Nicotina

-Xantinas: cafeína, teína y teobromina

-Taurina (bebidas energéticas)

Alucinógenas: hacen que percibas cosas o sensaciones que no son reales.

-Alucinógenos: LSD, hongos o setas alucinógenas, mescalina, psilocibina, ayahuasca…

-Derivados del cánnabis: marihuana, hachís, aceite de hachís

-Drogas de síntesis: Éxtasis (también tiene efectos estimulantes), MBDB o edén, MDEA o eva.

-Ketamina, conocida también como ‘caballo’

-MDA o droga del amor

-Disolventes y sustancias volátiles: benceno, acetato, acetatoaerosoles, gasolina, colas.

En definitiva, el adicto vive en función de su adicción, no la controla y le condiciona toda su vida y rutina.

Intentar salir de golpe de esta insana rutina puede producir ansiedad y volver a recaer en el consumo de la adicción.

Existen programas de autoayuda y de rehabilitación para combatir las adicciones y terapias de psicología y psiquiatría.

En Ipsia Psicología contamos con profesionales especializados en este tema, que te ayudarán en lo que necesites.